Gente

Un hombre que reverencia el talento

Un hombre que reverencia el talento
Ramón Carlos leyva (Tiempo21/ Foto MiguelDN).

Ramón Carlos Leyva Pérez es un hombre totalmente sencillo y lo es desde su existencia misma. Muchos en Cuba reverencian su trabajo, especialmente los maestros Leo Brouwer y Jesús Ortega, este último quien en reconocimiento a su labor impulsa cada año la celebración del Encuentro Nacional de Orquestas de Guitarra en Las Tunas.

“El formato de la guitarra me cautivó desde 1989, cuando por esa época cursaba el noveno grado y el cuarto año de nivel elemental de guitarra en Las Tunas”, recuerda cuando narra la historia como si estuviera repasando un pasado en presente con el más cuidadoso detalle que tiene a la guitarra como punto de encuentro en su pensamiento que rememora los primeros años del surgimiento de la Orquesta de Guitarra Issac Nicola, de Las Tunas, .

“Por ese entonces fui con mi profesora al evento Fiesta de la joven guitarra, que se celebraba en Camagüey, era el espacio principal para la participación del joven talento y las personalidades de la guitarra en la Isla. Tuve la dicha de conocer personalmente allí al maestro Leo Brouwer en su 50 cumpleaños, y la oportunidad de ver por primera vez un concierto de una orquesta de guitarra gigante que el mismo dirigió.

“A partir de ese momento mi vida cambia, la orquesta de guitarra me cautiva. Después ingresé al nivel medio profesional en Camagüey y en septiembre integré la orquesta de guitarra de nivel medio profesional de esa provincia”. Así comenzó su encuentro con la guitarra clásica.

Al graduarse vuelve a Las Tunas como profesor. “Por aquel entonces la Escuela Vocacional de Arte, El Cucalambé  estaba ligada a la Jornada Cucalambeana y muchos compositores hacían obras para los niños y yo se los montaban para que acompañarán a cantantes y repentistas. De esa forma empecé y por ese entonces  la subdirectora de música en la provincia Miriam Moreno me sugirió la conformación de una orquesta de guitarra con un repertorio. Solo montaba las piezas y ellos las interpretaban, yo no la dirigía.

“Continúo estudios en el Instituto Superior de Arte (ISA) y al graduarme ya la EVA de Las Tunas asume alumnos de las provincias de Granma, Ciego de Ávila, Holguín, y la orquesta requería de un repertorio más fuerte. Así lo que al inicio había comenzado con poco menos de 10 alumnos se convertía en un proyecto mayor, la Orquesta de Guitarra Issac Nicola. El reto sobrepasaba ya el escucharse juntos, sino en sonar como una orquesta, el punto común era que respondiera a lo que director le pedía y que el público quede satisfecho de lo que haces”. Como bien le había sugerido Luis Aguirre, director de la Orquesta Sinfónica de Camagüey cuando al iniciarlo le expresó …yo te voy a iniciar y con el tiempo los palos te irán enseñando…

Sin saber hasta dónde llegaría asumió el reto con menos de 10 alumnos del nivel elemental de la Escuela Vocacional de Arte El Cucalambé. Ellos aprendieron a escucharse juntos, y él a hacerlos sonar como una gran orquesta, cuyo nombre es un homenaje al maestro que organizó todo los planes de estudio de este instrumento en el país, Isaac Nicola, profesor insigne de la guitarra cubana.

Marcan ya su relevante historia momentos significativos como el concierto que le ofrecieron a Leo Brouwer en el  2003 y las palabras de elogio que tuvo hacia la orquesta. “A partir de su visita se me abrieron muchas puertas, como la participación de la Issac Nicola en los dos últimos Festivales Internacionales de Música Contemporánea de Camagüey, en el cual compartimos además con el maestro Harold Gramatges.

“También la gira nacional que se nos otorgó, siendo la primera agrupación en la provincia que hace una gira nacional y otro momento revelador  fue la decisión del maestro Jesús Ortega de realizar Encuentro Nacional de Orquestas de Guitarra en esta ciudad, por el nivel que ha tenido la guitarra aquí un reconocimiento que nos enorgullece en estos 17 años.

“Todo esto en conjunto es un reto que me hace constantemente estar arriba de la orquesta buscando retos nuevos, alguna obra novedosa para cualquier tipo de público, buscar un trabajo siempre en ascenso, orgullosamente detalla este tenaz y talentoso joven que encumbra a sus orquesta por la carrera de los talentos en este instrumento”.

Experiencias que nunca soñaron fueron además su presencia en el Festival Internacional de Guitarra, de La Habana, y el Festival de Plecto Habana, en el Palacio de Bellas Artes, en reconocimiento a la calidad de los integrantes de la Issac Nicola, un trabajo que han apreciado Ñico Rojas, Efraín Amador, Harold Gragmater, Volker Hoh, Karl Petersen, entre otros.

Fundadores y estudiantes del nivel medio profesional, marcan hoy el crecido número de integrantes, poco más de 16, tamaño y nivel de ejecución de sus obras complejas, que transitan desde la música barroca a la latinoamericana, con una especial inclinación por clásicos cubanos como Ernesto Lecuona, Alejandro Caturla, Amadeo Roldán, Leo Brouwer y Jesús Ortega. Además de las adaptaciones para guitarra que realiza la guitarrista concertista Elvira Skourtis que requieren de un alto nivel de ejecución.

Escuchar el virtuosísimo de la Orquesta de Guitarra Issac Nicola es un placer para quienes buscan deleitarse con la música de cámara, una orquesta que se erige en la cúspide de la historia musical de esta provincia, orgullo para quienes prestigian la cultura de esta Isla y  reverencian el talento y el profesionalismo de Ramón Carlos Leyva Pérez, un tunero que regala en cada arpegio una obra para enamorar al público espectador.

/mdn/

 

 

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


1 + = tres