Las Tunas

Con el corazón en los hilos del viento

Con el corazón en los hilos del viento
Así quedó el sistema de cultivo protegido Victoria de Playa Girón, próximo al centro de la ciudad (Foto del autor).

Las Tunas.- La tarde estaba en calma, y el cielo, como un lienzo claro oscuro, aún mostraba bastantes espacios luminosos. Por eso, cuando comenzó a lloviznar, e incluso después de que las nubes dispararon algunas andanadas de truenos, nadie imaginó, ni remotamente, lo que sobrevendría al cabo de unos minutos.

Primero, la lluvia fue arreciando, hasta que llegó el momento en que el cielo se caía a chorros. Luego vinieron rachas de viento, tan intensas, que uno podía verlas mediante el movimiento de la enorme masa de agua arrastrada a sus antojos.

Los granizos, abundantes y de regular tamaño, se desparramaban cuales granos de arroz lanzados al gallinero.

Caía un árbol por aquí y un poste del tendido eléctrico por allá, mientras una granja hortícola se quedaba sin techo y la corriente de un arroyo que huía de su cauce convertía a varios automóviles en simples barquitos de papel. Todo en relativo silencio, porque solo la tormenta tenía voz.

En muchos patios, los mangos, cansados de tantos meses de sequía y calor, bajaron a zambullirse en los turbios torrentes, y tras ellos se fueron montones de muchachos, porque hay edades sin miedo.

Poco a poco el vendaval fue amainando, y cuando la vieja Elvira terminó de rezar su décimo padrenuestro ya había cesado por completo. Esta ciudad vivió siglos–minutos con el corazón colgado en los hilos del viento, con la tormenta local severa que la azotó este miércoles en la tarde.

/mdn/

Lea más:

Tormenta local severa provoca daños en la ciudad de Las Tunas

 

Artículos relacionados

Canadá y Las Tunas estrechan lazos culturales a través del ICAP

Leydiana Leyva Romero

Los meteorólogos de Las Tunas incrementan el rigor científico de su labor

Esnilda Romero Maña

Las Tunas disfruta corona de los Leñadores

Miguel Díaz Nápoles

Enviar Comentario


8 + = diecisiete