• Portada
  • Deporte
  • Mantener la Nacional y retomar las selectivas: la mejor opción para el béisbol cubano
Deporte

Mantener la Nacional y retomar las selectivas: la mejor opción para el béisbol cubano

Mantener la Nacional y retomar las Selectivas: la mejor opción para  el béisbol cubanoLa Comisión Nacional de Béisbol anunció hace algunas semanas que a partir de la serie  número 56 se adoptará una nueva estructura, que ¡Al fin­¡, aunque se han adelantado pocos detalles al respecto, parece será la más racional para contribuir al propósito esencial de elevar la calidad de la pelota cubana.

Me refiero a la decisión de continuar efectuando la actual Serie Nacional con 16 equipos, en representación de las 15 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, y luego desarrollar otro torneo de mucha mayor calidad como las antiguas series selectivas, que, en mi modesta opinión, nunca debieron abandonarse si no hubiera sido por las dificultades de carácter económico que enfrentó el país en las últimas décadas.

Es incuestionable que en los últimos campeonatos la división de la Serie Nacional en dos etapas y la inclusión de algunos refuerzos para cada uno de los ocho conjuntos que discutirían en una segunda fase el Campeonato Nacional, significó un paso de avance cualitativo en comparación con las series de 90 juegos.

Pero, lamentablemente, a todas luces ese cambio ha demostrado que es aún insuficiente en el empeño por avanzar hacia un béisbol de más alto vuelo, pues en esa segunda fase con refuerzos han continuado jugando muchos, pero muchos peloteros que muestran enormes deficiencias técnico-tácticas en su accionar y algunos incluso ponen en evidencia que no tienen calidad siquiera para jugar en la etapa inicial de la Serie Nacional.

Los “refuerzos” contribuyen a paliar esa situación, pero no pueden resolverla.

Pienso que lo más racional es que, como ha anunciado la dirección del béisbol, se juegue la Serie Nacional con los 16 equipos, para que todos los territorios del país estén representados y tengan posibilidades de desarrollar sus peloteros. Pero hasta ahí, quien no sobresalga, quien no brille con luz propia, quien tenga un “techo bajo”, que se quede ahí y no participe en el otro torneo de calidad superior.

Creo que el paso fundamental de la anunciada nueva estructura es que retoma la idea de las antiguas selectivas, lo que permitirá efectuar a continuación de la Nacional una serie que podría llamarse Superior, Premier, Suprema…, o cualquier otra denominación que se acuerde, porque lo más importante no es el nombre, sino que agrupe en un máximo de seis equipos solamente a  los mejores peloteros del país.

Me parece que es la única forma de que un bateador se enfrente siempre a un pitcher que, si no en todos los casos podría calificarse como un estelar, sería, al menos, un tirador de calidad, y, por supuesto, lo mismo ocurriría con los lanzadores, que tendrían que medirse a alineaciones compuestas mayoritariamente por excelentes bateadores.

No resulta en modo alguno inadecuado ni penoso retomar algo del pasado cuando ese pasado fue, indudablemente, mejor que el presente, por lo que para mantener un poco el más que socorrido “amor a la camiseta”, los equipos podrían estar integrados prácticamente de la misma forma en que se hizo en aquella etapa en que se jugaron selectivas con seis equipos.

Con el nombre que cada región escoja, se podrían conformar seis equipos que agrupen como en aquellos años a jugadores de varias provincias limítrofes o de una misma región. Sugerimos que pudiera ser, por ejemplo, así:

1.- GTM Y SCU (Serranos o cualquier otro nombre que se decida)
2.- GRA, LTU Y HOL (Mineros)
3.- CAM Y CAV (Ganaderos)
4.- SSP, VCL Y CFG (Azucareros)
5.- LHA, MAY Y ART (Capitalinos)
6.- MTZ, PRI E ISJ (Occidentales)

Por supuesto que una nueva estructura no lo resolverá todo. Resulta imprescindible que a esa decisión se sume la perenne preocupación por mejorar urgente y progresivamente el trabajo de formación de los peloteros desde la base, en las EIDE, ESPA, municipios, provincias y nación, lo que presupone mayor dedicación, capacitación y superación constante de los entrenadores, jugadores y directivos, sin excluir a los narradores y comentaristas deportivos y a todos los que, de una forma u otra, amamos y nos relacionamos con el béisbol.

Deben intensificarse, también, las gestiones para continuar insertando peloteros cubanos en otras ligas y por efectuar topes de confrontación que permitan aquilatar los avances y las deficiencias de nuestra pelota.

Ese conjunto de factores podría conducirnos, más temprano que tarde, a elevar el llamado “oficio” de nuestros peloteros y equipos, en el empeño supremo de que el béisbol cubano vuelva a ocupar el puesto que, por tradición y empuje, le corresponde en el orbe.

/mdn/

 

 

Artículos relacionados

Los Leñadores caen ante los Industriales en béisbol

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Los Leñadores vencen a Industriales y dan primero en béisbol

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Andrés Quiala llega a los mil 500 hits en Series Nacionales de Béisbol

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Enviar Comentario


3 × ocho =