Las Tunas, Cuba. Domingo 22 de Octubre de 2017
Home > Las Tunas > Por Ingenio, Alimentos y Laboriosidad: PIAL

Por Ingenio, Alimentos y Laboriosidad: PIAL

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
La cosecha de arroz se ha incrementado.

La cosecha de arroz se ha incrementado.

Chaparra.- Juan Miguel Leyva Fidalgo cuenta su historia, casi pierde la familia que había creado, nada saciaba su constante inquietud. El empeño no se traducía en ganancias ni se notaban cambios en su parcela en la comunidad El Jardín, del municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas y a unos 700 kilómetros de La Habana.

Esta vez la confesión la escuchan amigos nuevos. Es 13 de abril y a la familia chaparrera del Proyecto de Innovación Agropecuaria Local (PIAL) se suman, por esta vez, evaluadores de otras partes del mundo. A dos años de implementada la tercera fase de la gran iniciativa se muestrea el impacto en algunos territorios del país.

Los avances productivos son notables desde que se creara la Plataforma Local del PIAL, el 19 de julio de 2013. Se registra el incremento de diversidad de cultivos como el arroz con 20 cultivares de mejor rendimiento y sabor al paladar una vez cocinado. Se suman el frijol con 62 tipos, el boniato con 54, la soya con 15, entre otras producciones.

Juan Miguel Leyva Fidalgo

Juan Miguel Leyva Fidalgo

Se logra duplicar el rendimiento de los cultivos gracias a la implementación del fitomejoramiento participativo y la realización de ferias donde las familias de productores agrícolas aprecian las cualidades de las producciones con las mismas características del clima y del suelo. Así como la distribución de forma gratuita de semillas de buena calidad.

“El PIAL ha sido un regalo para mi vida, por la capacitación y la posibilidad de intercambiar conocimientos. Yo era una joven que no tenía idea de la socialización. Ahora puedo compartir mis ideas con otras personas, quiero llenar de conocimientos y de iniciativas a otros jóvenes como lo han hecho conmigo hasta ahora”,  confiesa Aymara Tejeda Reyes, coordinadora del Eje de Jóvenes.

Una de las prioridades del proyecto es la capacitación y solo en este territorio del norte tunero más de dos mil personas se sirvieron ya de talleres en género, agroecología, entre otros temas, según los intereses de los hombres y mujeres de las comunidades beneficiadas.

“Quedamos muy impresionados por la buena organización que hay en la provincia y en el municipio. Está muy claro quiénes son los actores claves para el sistema de innovación agrícola a nivel local.- Asegura María Laura Creta, integrante de la cooperación Suiza en Nicaragua y evaluadora del PIAL- Vemos mucha participación, diversidad de actores y una gran presencia de productores en diferentes instancias; eso no es común, es el primer lugar donde lo hemos visto. Es interesante que haya una gran representación de productores en la plataforma municipal que no solo vienen a contar sus experiencias sino que tienen responsabilidades. Algunos son líderes de ejes temáticos y le dan un rol distinto, todo eso nos parece muy positivo y muy en la línea del objetivo del proyecto. Yo veo un gran potencial acá por la gran apropiación que hay de los actores y del gobierno local y provincial.

En el municipio de Jesús Menéndez, el PIAL ha contribuido a la puesta en funcionamiento de la minindustria La Primera, la cafetería Palma Caribe, el huerto Las Georginas, entre otras iniciativas que generan un centenar de empleos para mujeres y jóvenes en su mayoría. Otros logros son también relevantes.

“Creo que el mayor beneficio está dado en las transformaciones que se suceden en las personas que participan en el proyecto, ya sea desde el punto de vista personal, familiar y las proyecciones hacia la comunidad.- Reconoce el Doctor Aramís Rivas Diéguez, profesor de la Filial Universitaria y coordinador municipal del PIAL,- Hay avances en la cultura agroecológica pero también en el cambio de roles desde el punto de vista de género. Los hombres con una fuerte cultura patriarcal expresan la equidad en su vida cotidiana y cambian en sus relaciones con sus familias. Mujeres están al frente de fincas, otras son presidentas de Cooperativas de Crédito y Servicios (CCS), algunas promueven iniciativas propias vinculadas a la producción de alimentos.”

Una de las mujeres empoderadas es Marianela Pérez Peña, representante de un grupo de biodiversidad y de género. “A PIAL le agradezco que desde que nos integramos como grupo somos una familia en todos los sentidos, porque cuando alguien tiene algún problema sea de la índole que sea, ahí están las demás personas para apoyarle, en todo momento estamos unidos. Nos imagino en el futuro, más fortalecidos y cuando alguien necesite algún conocimiento se lo brindaremos. Seguiremos siendo una gran familia no de sangre pero si del alma.”

Productores como Juan Miguel han compartido sus conocimientos en diferentes escenarios del país. En la actualidad, su realidad ha cambiado positivamente. Se especializa en tecnologías ecológicas como los microorganismos eficientes. Además aplica la ciencia para crear un pienso criollo que contenga los nutrientes necesarios para la ceba de cerdos, evitando la importación del alimento animal. A la vez que comienza como artesano, pues se nucleó de mujeres desempleadas y dependientes económicamente con el objetivo de que con las artesanías gestionen finanzas propias.

Por todo el quehacer, el grupo chaparrero mereció el reconocimiento de Marcelo Collao, ingeniero agronómiciomo en Bolivia y Evaluador del PIAL: “Felicitarles, es un muy buen trabajo, organizado ante todo. Veo el compromiso del gobierno de la provincia, la universidad, los productores fundamentalmente. En un proceso de evaluación lo más lindo es ver eso, ese trabajo de familia, de esa familia que se colabora en todos los procesos y eso nos llevamos en nuestros ojos y en nuestro corazón.”

Una parte de Chaparra viaja por el mundo, pero lo mejor se queda en las historias de vida como la de Juan Miguel: “Antes no me preocupaba ni por mi mujer, ahora me preocupan hasta las esposas de los demás.”

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Liliana Gómez Ramos

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Desarrollo Comunitario. Profesora universitaria. Comenzó su vida laboral en Radio Chaparra, municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas. Reportera de Radio Victoria, se destaca en el tratamiento que le da a los temas de corte social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @lialgomez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


5 × ocho =