Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Un aire de luz

Un aire de luz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Un aire de luz

Alberto Garrido, Premio Casa de las Américas (Tiempo21/Foto Angeluis)

Las Tunas.- Pocas ciudades de Cuba tienen el privilegio de contar con un escritor como Alberto Garrido, no solo por sus relevantes resultados en el mundo de la narrativa y la poesía, sino por todo lo que le ha aportado a la provincia de Las Tunas desde su posición como editor de la Casa Sanlope, y por lo que representa para los demás colegas del territorio, que se miran en su espejo y lo observan con el orgullo a flor de piel.

Y si aseguro que Las Tunas se privilegia con Garrido lo es más cuando en una misma época él coincidió en la narrativa y en su vida con Guillermo Vidal, y es hasta más seguro que pocas ciudades de Cuba cuentan con un dúo que supo revolucionar la literatura parabién de la cultura nacional.

Porque Garrido, como en vida Guillermo, es de esos hombres que impresionan con su sola presencia, sin contar que para cualquier interlocutor es su verbo amplio y sabichoso una suerte de diálogo con la propia literatura, y con su andar despacio, como asegurándose siempre de pisar tierra firme, ha sido una de las mejores figuras con que ha contado la ciudad en muchos años.

Cuando llegó aquí, Garrido acababa de salir de la adolescencia, y venía cargado de sueños de su Santiago de Cuba, de su egreso del Instituto Superior Pedagógico, y aquella suerte de que el muchacho llegara a esta ciudad, nunca pasó inadvertida, porque su talento sobresalía por encima de su ropa, aunque siempre fue el maestro Guillermo Vidal, más viejo que él y mucho más maduro en los quehaceres literarios, quien vislumbró su futura carrera y no se cansaba de afirmar en los círculos de amigos o literarios, que había que seguir de cerca a aquel muchacho de rostro imberbe, acabado de llegar de la Cuna de la Revolución, la rebelde y hospitalaria Santiago de Cuba.

Así, con su modestia siempre por delante, con su juicio sólido ante los más variados temas, con su aguda mirada para los quehaceres literarios, y sobre todo, con su afilada pluma para hacer que nazcan prosa y versos, el muchacho santiaguero comenzó a convertirse en tunero y nunca más se marchó de la ciudad que lo acogió como uno de sus mejores hijos, y comenzó a triunfar en la narrativa y la poesía, con su verbo cortante y capaz de trasladar al lector hasta las escenas que creaba, hasta que un día, un libro titulado El muro de las lamentaciones se alzó sin remedio con el Premio Casa de las Américas, por encima de más de 100 obras de Latinoamérica toda, y Garrido casi toca el cielo, aunque no se envaneció por ello, y por el contrario, siguió con su sencilla manera de ser para ganar más adeptos.

Ahora que hace unos años trabaja en República Dominicana, no deja de pensar en Las Tunas primero que en Santiago, y en su casa cierra los ojos y se traslada acá, y siempre que tiene un tiempecito se llega hasta esta ciudad, para desconectar tensiones, como él mismo dice, aunque asegura que él solo está un poco más allá de su Santiago natal, porque son muchas las coincidencias entre cubanos y dominicanos, por lo que cree en la prolongación de su país un poco más al este.

Y estando aquí, como ahora mismo, pasea por las calles de su ciudad, y la gente y los amigos lo paran y hablan sin parar, y le preguntan por la familia, por sus libros, por sus planes, y lo invitan a sentarse, y él, siempre con su tiempo demasiado libre cuando está aquí porque a eso viene, se sienta y habla, y se ríe y goza con su pueblo que lo admira y lo quiere, y que se entera rápidamente de su presencia porque la noticia de que está aquí corre por doquier.

De ahí el orgullo recíproco de él con su ciudad y su gente, el amor que pactó con esta tierra desde hace 26 años, cuando llegó con su pelo negrísimo y su rostro sin barba y sus sueños acumulados y esperanzadores hacia lo más alto de la literatura, para decir como ahora cuando se detiene y con la vista recorre la ciudad y expresa bajo pero a todo pulmón: ¡Qué bien me siento aquí! Y echa a andar nuevamente por sus calles y con su gente hasta que se pierde entre las personas pensando quizás en el próximo poema o en la última idea del cuento o la novela que escribe para, sin proponérselo, seguir siendo grande y para coger un aire de luz.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Miguel Díaz Nápoles

Periodista, fotorreportero, realizador de radio y vídeo, profesor universitario. Master en Ciencias de la Comunicación. Su pasión profesional va de las imágenes a la palabra hablada y escrita. Cuando nadie lo ve escribe versos para luego regalarlos envueltos en flores. Vivió en África tras la huella de los médicos cubanos por los pobres de este mundo y trabajó por más de un año como editor de contenido en TeleSur, su mejor escuela, su mejor historia. Se hizo periodista para ayudar a empujar a su país y a multiplicar las voces de lo desposeídos. Siente orgullo por vivir en un país libre y haber ayudado a la causa de la Revolución bolivariana. Para él, Tiempo21 es otra de las grandes historias de su vida, de sus grandes pasiones. Ama a sus hijos y a su familia, su gran sustento, su gran verdad. dnapoles@enet.cu Blog: http://migueldnet.blogspot.com/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + = 8