Las Tunas, Cuba. Sábado 21 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Gente > Ronald, con la satisfacción del deber cumplido

Ronald, con la satisfacción del deber cumplido

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Ronald Hernández Torres, el médico cubano que combatió el virus del Ébola en Liberia.

Ronald Hernández Torres,  médico cubano que combatió el virus del Ébola en Liberia.

Las Tunas-. Era difícil desdibujar la sonrisa de su rostro, pues en ella asomaban la satisfacción por los resultados de la misión y por pisar esta tierra tunera que también sabe suya.

Aquí, el reencuentro con quienes pasaron meses de angustia y nostalgias, pero siempre con la certeza del regreso; además de aquellos amigos que hizo en Facebook y cuyo apoyo ahora puede agradecer personalmente.

No es de extrañar entonces que varios medios de comunicación aprovecharan esos poco más de diez minutos de recuentos para volcar nuevamente sus palabras sobre plataformas digitales.

Ronald Hernández Torres, el médico cubano que combatió el virus del Ébola en Liberia, ya está en Las Tunas.

“Primero que todo me siento muy orgulloso de haber pertenecido a la brigada Henry Reeve que partió al África occidental a combatir la epidemia del Ébola. Digo que realmente es doloroso, más de 20 mil enfermos y más de 10 mil fallecidos. Un sistema de salud en esos tres países muy deprimido.

“En Liberia,  el país en que estaba, más de 200 trabajadores de la salud fallecieron y no había un sistema de salud. De no haber contado ellos con la ayuda internacional, la mayor parte fue de la brigada cubana, 53 cooperantes cubanos que fuimos, no sabemos cómo hubiese terminado. Significó para ellos mucho y mucho más para nosotros.”

Anécdotas…

“Hay miles. Pero lo más importante de todo es lo que piensa ese pueblo de nosotros. Nos conocían de una manera, vaya, asombrosa y te decían con un cariño: Cuba is a good people, un cariño que yo todavía me estremezco.

“Lo que no pensamos nunca es que nos fueran a recibir de la manera en que nos recibieron y no querían que regresáramos. El personal de enfermería que trabajaba con nosotros, porque en la unidad de tratamiento en la que trabajamos nosotros hay un solo médico y las enfermeras, no querían que saliéramos de allí.

“Ellas decían que si los médicos cubanos se iban ellos no trabajarían más. Y allí habían unidades de tratamiento alemanas, suecas, de Médicos Sin Fronteras y China; y la población decía: nos vamos con los cubanos, que el que vaya con los médicos cubanos se salva.”

Humanismo

“La letalidad del Ébola era alrededor del 90 por ciento. Cuando empezamos a trabajar bajó a menos del 40 por ciento. Logramos hasta cambiar los protocolos de tratamiento.

“El enfermo de Ébola en Liberia se le dejaba evolucionar hasta la muerte, lo que hacían era aislarlo, no se le alimentaba. No te ponían un suero, no te ponían un medicamento. Logramos cambiar el tratamiento. Costó trabajo.

“La penetración norteamericana allí es muy fuerte y sin embargo,  cuando vieron el trabajo que hacíamos fueron cambiando su forma de pensar poco a poco y al final los que decidíamos cuál era el tratamiento éramos nosotros”.

Un nombre…

“Ustedes saben que el cubano, el médico cubano,  se caracteriza por tocar y ellos no tocaban a los enfermos y desde el momento en que vieron que nosotros llegamos y les embutíamos la comida y los bañábamos, hacíamos esas cosas, ya ellos te conocían.

“Teníamos que ponernos en el traje nombre. Ejemplo RONALD DOCTOR, y era: doctor Ronald, doctor Ronald; porque entrábamos en equipo, por ejemplo,  dos médicos cubanos con dos médicos de la Unión Africana y ellos solo decían doctor Ronald, y me daba pena porque por supuesto, eran tus colegas.”

Satisfacciones…

“Emociones, muchas. La mejor emoción es haber cumplido con el deber, haber cumplido con las tareas que se nos asignaron. A lo mejor ustedes vieron, el presidente Raúl Castro nos dio la mano a cada uno y nos abrazó al montar al avión, y nos decía: Cuídense, regresen. Oye, que te diga Raúl eso de verdad que es fuerte, eso llega, y en todo momento tenías presente que él te había despedido.

“Ahora, cuando llegamos a Cuba, no pudo estar, pero él sabía a diario de la situación y lo que se hizo por  parte de la dirección del Partido Comunista de Cuba, del Gobierno, del Ministerio de Salud Pública, de la Unidad Central de Colaboración, del Instituto de Medicina Tropical. Manteníamos la comunicación, pero lo mejor es la satisfacción de haber cumplido con el deber”.

/edc/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yanetsy Palomares Pérez

Periodista. Graduada de la Universidad de Camagüey. Reportera de Radio Victoria. Talentosa comunicadora, amante de los temas culturales. en su corta vida profesional ha demostrado la solidez de su formacíón. conductora del programa de televisión Rostros, del canal Tiempo21 Video-TV, con entrevistas a personalidades de la Cultura, Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @yanetsy12

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 − cuatro =