Las Tunas, Cuba. Lunes 11 de Diciembre de 2017
Home > Las Tunas > Hogar de locos bajitos

Hogar de locos bajitos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

circulo_inf

Hay sol bueno y mar de espuma,
Y arena fina, y Pilar
Quiere salir a estrenar
Su sombrerito de pluma.
-“¡Vaya la niña divina!”
Dice el padre, y le da un beso:
“Vaya mi pájaro preso
A buscarme arena fina.”
-“Yo voy con mi niña hermosa”,
Le dijo la madre buena:
“¡No te manches en la arena
Los zapaticos de rosa!” (…) 

(Declaman un fragmento de Los zapaticos de rosa de José Martí, un grupo de pequeños de entre tres y cuatro años) 

Es una casa de sueños, colorida, resplandeciente y organizada; un jardín donde crece la inocencia desde agosto de 1978, cuando 182 pequeños irrumpieron el silencio de una zona del reparto Buenavista en la ciudad de Las Tunas; ahora son 213 príncipes enanos quienes alegran la cotidianidad del barrio.

En el círculo infantil Campanita de cristal de esta oriental ciudad cubana la inocencia de niños como Julio Bello, de cuatro años, Franco Fernández Guerra, de dos, y Darila Rodríguez, de cinco, está segura.

(Se hace la ronda. Los niños, junto a la educadora, cantan y disfrutan un juego tradicional) 

La señorita Martha va entrando en el baile,
que la baile, que la baile.
Y si no la baila le doy castigo malo.
Que la saque, que la saque.
Salga usted que la quiero ver bailar,
danzar, dar vueltas al aire.
Déjala sola, sola solita. 

Tania Pupo Ayala, la subdirectora del centro educativo, asegura que al círculo lo distingue el amor y la paciencia para trabajar con los niños.

Ana María Zamora lleva 37 años en Campanita de Cristal, se desempeña como educadora de segundo año de vida, y confiesa que los pequeños la llenan de cariño y alegrías, por eso, esperará su jubilación en el centro.

Reyna Guerra Suárez es otra apasionada de la educación infantil y afirma sentirse satisfecha por los 27 años dedicados a este proyecto de la Revolución Cubana, así como su preferencia por el trabajo con los niños más pequeños, mientras trata de darle todo el amor que merecen y necesitan. 

(Corean una canción de antaño en el patio de la Casa Grande que los acoge cada día) 

A la rueda, rueda, de pan y canela.
Dame un besito y vete pá la escuela.
Si no quieres ir,
acuéstate a dormir. 

circulo-5Laura del Sol tiene cuatro años y es una niña sabichosa que le encanta su círculo porque comparte con sus amigos. Carla Esther Silva de cinco años, con la picardía de la edad, revela que las tías le dan mucho amor, comida y atenciones.

Los niños del círculo infantil Campanita de Cristal reciben un acercamiento temprano al mundo del arte y es gracias a la labor de la instructora Yania Ventura Costa, que no solo los encamina hacia su especialidad, la música.

“Aquí hay niños con muchas actitudes para el arte, por eso me siento muy motivada”.

Los pollitos dicen: pío, pío, pío,
cuando tienen hambre, cuando tienen frío.
La mamá le busca el maíz y el trigo,
le da la comida y le presta abrigo (…) 

(Canción infantil interpretada en los círculos infantiles) 

Liecher García Rojas, madre de la niña Hade Yedit de cuatro años, explica a Tiempo21 que el círculo suma calidad, limpieza y profesionalidad de las educadoras, también llamadas tías.

“Es un alivio que siento porque sé que está bien protegida, alimentada y con un correcto aseo”.

Para agradar el paladar de los niños, Caridad Velázquez Pérez, la cocinera del círculo desde hace treinta años, se esmera mucho cada jornada.

“Trato que las comidas vayan con las normas que ellos necesitan para que en un futuro sean niños que le puedan aportar a esta sociedad con amor y fortaleza”.

Mientras la inocencia teje sueños y la algarabía enamora la tranquilidad de los alrededores del círculo infantil Campanita de Cristal, en disímiles puestos pueden concentrarse mamá y papá, porque saben que desde hace 54 años la Heroína de la Revolución Cubana, Vilma Espín, soñó este proyecto, donde sonrisas, conocimientos y travesuras se abrazan cada día.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 2 = nueve