Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Cultura > Nelton Pérez en el diálogo infinito entre lectores y escritores

Nelton Pérez en el diálogo infinito entre lectores y escritores

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Nelton Pérez en el diálogo infinito entre lectores y escritores

Nelton Pérez.

Las Tunas.- Después de varios encuentros con lectores de otras provincias cubanas, Nelton Pérez Martínez, Premio Alejo Carpentier en novela, por su obra Infidente, dialoga sobre su obra entre poetas y lectores.

El también finalista del concurso internacional de cuentos Juan Rulfo en el 2001 por su obra La evangelista, y premio nacional de novela erótica La llama doble 2004 (El enigma y el deseo), es un tunero que vive en Isla de la Juventud hace varios años pero con el anhelo siempre de su tierra natal, el municipio de Manatí.

Hoy vuelve a Las Tunas, este hombre sencillo, quien sigue escribiendo poesía anecdótica, un poco hablada como lo hacen los narradores, para contar cosas y fabular, pero que se conoce más por su narrativa, con una calidad literaria inherente a su obra, toda vez que diferentes casas editoriales tienen a bien publicar sus títulos.

Su novela Infidente es muy especial es un acercamiento ficcional a la estancia de un José Martí adolescente en Isla de Pinos. “Es una novela que fabula, supone muchas veces la estancia del joven José Martí que fue deportado a la Isla de Pinos, durante dos meses y seis días. Es una estancia que nadie recoge en su biografía, ni en los libros que se escriben sobre él y que resuelven muchos en solo dos líneas”, cuenta en el inicio de su diálogo, que motiva a los que a su alrededor escuchan sobre la obra de este escritor prolífico que cuenta entre sus últimos títulos publicados El mundo de las yslas.

“Quise escribir esa estancia pero al no tener suficiente información decidí fabularla. A partir de la estancia en aquel lugar también del escritor y poeta Reimundo Cabrera, padre de prestigiosa investigadora Lidia Cabrera, estuvo deportado también allí pero en 1869, justo un año antes que Martí. El escribió un libro Mis buenos tiempos, en el cual uno de sus capítulos Isla de Pinos, cuenta cómo era Nueva Gerona en esa época, la vida de los deportados  y sus pobladores, mostraba en sí a la Isa como el sitio de los castigados.

“Así en esta novela me inventé y fabulé cartas que Martí le escribió a su madre, hemanas y su padre, y a Fermín Valdés. Traté de suplantar el tono de Martí, que resultó un poco lo más difícil, lo que más trabajé”, reconoce.

“Se sabe por una carta de Leonor que ella quema todas las misivas que tenía hasta un poco después que Martí va a España. Así juego yo, muestro que ella quiso quemar las cartas pero gracias a otro nieto y a la hija que más sobrevivió, Amelia, lograron sacarlas chamuscadas, y esas son las cartas que yo me invento en Infidente, que hablan de la Isla”, recrea Nelton cada detalle de su obra que recuenta hasta con el mínimo detalle que tuvo para su inspiración.

En Infidente “me trastoco otros temas como que Martí no nació en la calle de Paula, está en el libro del médico, que él y su hermana Amelia (La Chata), que eran los dos mayores, como su padre era militar tenía derecho a la enfermería en La Cabaña.

“Fabulo la estancia y la convivencia del Héroe Nacional de Cuba interactuando con algunos personajes de la Isla con los que se cruza y no saben quién es Martí, muestro ese mundillo de Nueva Gerona, una ciudad bastante pobre abandonada y triste por la época.

“Recreo un poco esta relación, también como que pudo haber empezado los apuntes de Presidio Político en Cuba, empezó allí en El Abra, que se leyó Los Miserables, de Víctor Hugo. Me invento que pierde allí la virginidad y tiene allí un hijo que nunca llegó a extrañar”, vuelve a las líneas de Infidente que tiene un detalle o parte tunera como bien define el autor de Epístolas insulares.

“En esta novela hay una parte tunera en la cual narro que va a las aguas termales de Santa Fe, que existían desde 1830, para curarse un poco las yagas que le dejaron los grilletes, lo recreo en una aventura. Allí un hombre que atendía a quienes llegaban, sabía que escribía y era poeta, le dice que había estado en ese lugar un tunero escritor de décimas, que no se supo dónde, y doy así una relación con El Cucalambé en mi obra, pues el esclavo que acompañaba al escritor tunero fue mandado a Las Tunas y no se sabe sobre su existencia”, concluye en su conversación que solo invita a sumergirse en esta obra muy pinera por la temática, como la define su autor, pero cuyo escritor es bastante tunero. “Soy de Manatí”, afirma felizmente el también fundador del primer curso de técnicas narrativas, del Centro Onelio Jorge Cardoso.

Pérez Martínez quien empezó como muchos escritores escribiendo poesía, incluso décimas, dejó la poesía como algo que fueron apuntes bajo su propia censura. “He publicado tres títulos de poesía, pero tengo una obra más reconocida en narrativa. Escribo bastante, tengo varios libros inéditos, seis novelas aun sin publicar, en tanto estoy revisando mi poesía pues soy muy lento para escribirla.

“Actualmente Letras Cubanas tiene un libro que salió en el 2001 publicado en España, Apuntes de Josué 1994, sobre la migración en balsa a Miami, sobre la inmigración ilegal,–que escribió totalmente en Manatí–, basada en un chaleco salvavidas que encontraron de una gente de Puerto Padre, que me sirvió para fabular un libro de ciento y tantas historias, de ellas en Cuba solo han salido publicado 26, en un libro que se llama En la noche, que va salir publicado por El Abra, sello de la Isla y que ganó en el 2011 La Puerta de Papel.

“El libro completo tiene 101 historia, ahora Letras Cubana lo va a publicar”, refiere en su intercambio este escritor que tiene un compromiso muy especial con Las Tunas y sobre todo con Manatí, “me gusta Puerto Padre y otros municipios de la provincia pero con Manatí siempre estoy ahí aunque esté en cualquier parte del mundo, vuelvo siempre allí, queriendo ver un partido de la liga nacional de fútbol”.

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ cinco = 13