Lecturas

Una espera es la vida misma

Las Tunas.- La vista solitaria del parque me atrajo, no por sí misma, sino por reconocer a alguien sentado en un banco inmerso en la lectura del periódico, cual si no tuviese prisa y disfrutara tan apacible escena, interrumpida apenas por la continua brisa de inicios de abril.

Mientras me aproximaba supuse que estaba de vacaciones, se tomaba una mañana de entretenimiento en la calles, y tal vez era un punto de encuentro pactado de antemano con un amigo, una pareja o cualquier otra persona.

Ya frente a él, solo captó mi presencia al escuchar el saludo, seguido de la interrogante de si esperaba la guagua; de inmediato respondió que apenas lo separaba una parada del lugar de destino.

En realidad son dos, y al hacerle la precisión me dio el argumento de ser muy aburrida la espera del ómnibus. Entonces lo miré sin más comentarios, con la certeza de encontrar en su rostro, envejecido a destiempo, la testarudez de siempre para ignorar las sugerencias por su bienestar.

Me despedí sin robar un segundo más de su tiempo, pero me acompañó la frase de lo aburrido de la espera, y sentí pena hacia él porque ha puesto límites a la vida y los sucesos trascendentes. Así la existencia no pasará más allá del levantarse para seguir vagamente las rutinas de alimentarse y cumplir un horario de trabajo.

La propia vida es una espera. Cada día es nuevo para el afecto familiar, donde un hijo luzca el incipiente bigote, un nieto pida ayuda al arreglar la patineta o la madre anciana reciba el consuelo a los achaques de la vejez.

Para él se fue la juventud, se ha detenido el tiempo en ese parque solitario, a donde llega en las escasas horas de sobriedad porque es más duradera la embriaguez; no importa con cuanto dinero, si bastan sorbos de alcohol.

/edc/

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


cuatro + = 10