Gente

Una mujer de la metalurgia en Las Tunas

Leonides Parra Rivero
Leonides Parra Rivero

Las Tunas.- A 61 trabajadores dirige Leonides Parra Rivero como jefa de turno en el taller de corte y conformado de la Unidad Empresarial de Base (UEB) de Estructuras Metálicas Comandante Paco Cabrera, en la provincia de Las Tunas, donde lleva más de tres décadas de trayectoria laboral y suficiente experiencia para mantenerse en una función que mucho determina en el proceso productivo.

¿Cuántos rigores enfrenta en una industria con tantos compromisos nacionalmente?

“A cualquier hora conmigo cuentan; sábado y domingo;  a veces estoy lavando y tengo que parar y venir, me van a buscar, a las 9 de la noche aquí estoy yo,  porque hay pedidos de urgencia,   por ejemplo,  una producción que se necesitaba para la provincia de Matanzas  y se nos complicó por roturas en los equipos que son de vieja tecnología.”

¿Es difícil para usted dirigir a un colectivo de hombres?

“No. Me va muy bien, todos me respetan, me quieren, hasta ahora cuandotomo una medida y una decisión la admiten, si tienen algún debate lo vemosinterno y lo resolvemos; yo camino delante de ellos y todos me respetan. Me inicié aquí en el departamento de control de la calidad, y después de 15 años, por los conocimientos y actitud me dieron la facultad de dirigir el taller”.

¿Cómo contribuye la familia a su realización laboral?

“Mi hijo es trabajador, y mi esposo también,  en METUNAS, él entiende mi responsabilidad, la conoce; su nombre es Odel Peña lleva 34 años en laempresa,  ha sido reconocido como vanguardia y destacado en la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR).

En mi familia, mi mamá y mi hermana me apoyan en esta actividad, me ayudan mucho en gestiones fuera de la casa para que yo mantenga mi actitud laboriosa  con participación en todo, pues mi esposo tampoco tiene mucho tiempo para tareas domésticas porque está mucho tiempo en la fábrica en  sus aportes e inventivas”.

¿Nunca se ha sentido presionada en su función administrativa?

“No tengo ninguna anécdota de que me cuestionen por ser mujer,  ¡no, no! En el taller siempre somos dos jefe , y los directores que han pasado por la planta siempre adoptan la decisión de que sea yo quien dirija porque tengo una trayectoria y una iniciativa buena con los compañeros, y a la hora que yo quiera algo con ellos me dicen cuente conmigo, y la actitud siempre es positiva. Ahora tenemos dificultades con la materia prima, equipos rotos,  pero siempre tratamos de llegar al esfuerzo del hombre”.

¿Toman en cuenta sus criterios, tanto dirigentes como subordinados?

“Mis compañeros, los jefes, todo el mundo me llama y cuenta para cualquier problema que haya que resolver, sea de la producción o por ejemplo del comedor, de la alimentación de los muchachos. No se si tendrán confianza en mi trabajo por los años que llevo.

Con este tipo de labor somos tres compañeras integradas completamente al trabajo, aquí nos vemos detrás de los metales, somos las dueñas de los hierros. Dice la directora de producción que aquí hay tres mujeres de acero: Mislai, Leticia, y Leonis (Leonides)”.

Artículos relacionados

Renael González: soy el hombre, vengo de todos y voy a todos

Yami Montoya

Hacer por el bien colectivo, la gran dicha de Onelia  

Esnilda Romero Maña

Liván y Mily, extraordinaria pareja

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


siete × 8 =