Las Tunas, Cuba. Sábado 21 de Abril de 2018
Home > Las Tunas > Los bosques en la supervivencia humana

Los bosques en la supervivencia humana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

bosques_Limones_TuabaqueyLas Tunas.- De las primeras lecciones de Historia de Cuba nos queda grabado uno de sus encantos naturales, cuando se le describe como un inmenso bosque que se podía atravesar de un lado a otro sin que el sol nos molestara.

Al llegar los colonizadores hispánicos inició en gran escala el uso de maderas preciosas para la construcción naval, se deforestaron las llanuras para las nuevas plantaciones de caña, y se obtuvo la energía de la leña para mover los trapiches.

Los antiguos azucareros pensaban que los bosques eran tan abundantes que su total liquidación era imposible; y también provocaron su detrimento las vegas tabacaleras y la manufactura de la fragante hoja.

Poco quedó del exuberante entorno habitado por la población indígena, también saqueada ella misma, con sobrevivencia precisamente en los lugares intrincados donde encontraron la cobija de los árboles y la vegetación circundante.

Al programa nacional para revertir la situación se integra la provincia de Las Tunas, una de las más deforestadas del país, que muestra en la zona norte la vegetación natural en forma de bosque costero y subcostero, sobre todo en la zona de punta Covarrubias, en la boca de la bahía de Malagueta.

Muy afectada por las actividades del hombre, la flora silvestre también puede encontrarse en los sectores costeros, y de modo similar en el sur, muy deforestado, excepto en la franja litoral, cubierta por manglares. Hacia el centro y este de la región tunera predomina la vegetación alternada con sabanas en las que se enseñorean especies invasoras, muchas de las cuales cubren antiguas áreas de pastizales.

La humanidad tiene en los bosques los ecosistemas terrestres más diversos desde el punto de vista biológico, donde se albergan más del 80 por ciento de las especies animales y vegetales. En la lucha por adaptarnos al cambio climático y paliar sus efectos pueden contribuir al equilibrio en los niveles de oxígeno, dióxido de carbono y humedad en la atmósfera, y protegen además las cuencas hidrográficas, de las que proviene el 75 por ciento del agua dulce mundial.

Cada planta que dejamos crecer nos devuelve o entrega un  hálito de vida, cuando nos provee de sombra, frutos o la belleza de su verdor, y frente a las transnacionales hoy defienden su hábitat las poblaciones originarias de nuestra América para las cuales los bosques constituyen todo el sustento de su propia existencia.

El origen del Día Internacional de los Bosques radica en la recomendación que el Congreso Forestal Mundial celebrado en 1969 hizo a la Organización de Naciones Unidas Agricultura y alimentación (FAO). Esta recomendación fue aceptada por la FAO, estableciéndose como fecha para conmemorar el Día de los Bosques el 21 de Marzo, día en el que comienza la primavera en el hemisferio boreal y el otoño en el hemisferio austral.

Lea más:
Día Internacional de los Bosques

/ymp/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Maira Castro Lora

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Oriunda de la provincia de Santiago de Cuba. Fue Jefa de Información y de Redacción. Es reportera de temas de la industria, la ciencia y la tecnología. Ahora se desarrolla como corresponsal de Radio Reloj en la provincia de Las Tunas y se mantiene colaborando para Tiempo21 y Radio Victoria. Es una profesional competente, que demuestra calidad en su labor diaria. @micelele

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis + 2 =