• Portada
  • Salud
  • Servicios de Nefrología, nuevos senderos para la vida
Salud

Servicios de Nefrología, nuevos senderos para la vida

El Servicio de Nefrología en el Hospital Ernesto Guevara en Las Tunas.
El Servicio de Nefrología en el Hospital Ernesto Guevara en Las Tunas. (Fotos de la autora)

Las Tunas.- Dicen los especialistas que el riñón es el filtro del organismo humano, pues posibilita desechar sustancias dañinas que se desprenden del proceso metabólico. De ahí que cuando existe algún fallo en estos órganos se necesite suplir la función que realizan para permitir que la vida encuentre otros caminos.

El Servicio de Nefrología del Hospital Ernesto Guevara de La Serna, de la oriental provincia de Las Tunas, ayuda a encontrar nuevos senderos a 102 pacientes con enfermedades renales, quienes proceden fundamentalmente del municipio cabecera y de la región sur del territorio.

Danny Rodríguez Pérez, la Jefa del servicio, comentó que a pesar de las garantías que ofrece este tipo de tratamiento siempre la mejor opción es la detección temprana del padecimiento, para lo que existen interconsultas en todos los policlínicos con una frecuencia bisemanal.

“Una vez que se detecta la insuficiencia renal si está en un estadio prediálisis, en el estadio cuatro, se atiende en la consulta de enfermedad renal crónica avanzada que funciona en el hospital dos veces por semana, con el objetivo de preparar al paciente lo mismo para entrar a un programa de hemodiálisis, o para uno de trasplante precoz antes de iniciar el proceso de hemodiálisis. Esto no es lo ideal ya que son enfermedades totalmente prevenibles y curables”, enfatizó la doctora.

Licenciado Fidel Peña Espinoza.
Licenciado Fidel Peña Espinoza.

El trabajo en la sala requiere de un alto perfil profesional porque además de la atención a los pacientes, el personal médico debe tener conocimiento de cómo funcionan los riñones artificiales. Así lo hizo saber a Tiempo21 el Licenciado Fidel Peña Espinoza, Subjefe de servicio de hemodiálisis por la parte de enfermería.

“Tenemos una tarea que requiere bastante responsabilidad, ya que es un servicio de los más complejos del hospital debido al manejo con los pacientes, pues a pesar de trabajar con ellos trabajamos con máquinas también y depende de ambas cosas”.

Asimismo expresó que lo más satisfactorio es ver cómo mejora la vida de un paciente producto al trabajo que realizan, pues son muchos los casos que llegan en condiciones de salud bastante desfavorables.

Elio Jorge Romero González lleva cuatro meses recibiendo el tratamiento, etapa en la que ha constatado sus beneficios: “es muy bueno, el servicio lo mismo de los médicos que de los enfermeros, siempre están atendiendo a los pacientes; también vemos cómo ha mejorado la calidad y el nivel de vida que tenemos los pacientes renales.”

Los pacientes reciben entre doce y trece sesiones de hemodiálisis al mes, un proceso que puede durar hasta cuatro horas y media, con un costo monetario que se calcula alrededor de los 200 dólares por cada sesión.

Además cuentan con un servicio gratuito de transporte que brinda Cuba Taxi a todos los que se encuentran en el programa, y el de ambulancia para aquellos que tienen condiciones físicas que les impide transportarse en ese tipo de transporte.

La sala de nefrología del Hospital Guevara también presta, desde hace más de un año, el servicio de hemodiálisis pediátrica, lo que ha beneficiado a los infantes y sus familiares, quienes debían trasladarse hasta la provincia de Santiago de Cuba para recibir el tratamiento.

Actualmente en las instalaciones se dispone de 18 riñones artificiales y un personal de 101 trabajadores, colectivo en el que se respira armonía y la batalla constante a favor de la vida, labor que reconocen y agradecen los pacientes.

/ymp

Artículos relacionados

Desarrolla Cuba actividades por el Día Mundial del Corazón

Redacción Tiempo21

Comienza en Cuba Semana Mundial del Corazón

Redacción Tiempo21

Representante de OPS/OMS pondera prevención de las arbovirosis en Cuba

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


8 × = cincuenta seis