Las Tunas

Naciones Unidas apoya seguridad alimentaria en Las Tunas

programa-mundial-de-alimentos-cubaLas Tunas.- Con la presencia de Laura Melo, representante en Cuba del Programa Mundial de Alimentos (PMA), en la provincia de Las Tunas se inició recientemente un proyecto de colaboración suscrito por esa agencia de Naciones Unidas y el gobierno de la Isla, plan enfocado, en primer lugar, a la seguridad alimentaria y nutricional de los grupos vulnerables.

Respaldado por más de 15 millones de dólares, el proyecto beneficiará a unos 900 mil habitantes de 43 municipios cubanos, y contempla el suministro de alimentos proteicos a mujeres embarazadas y lactantes, ancianos, niños aquejados de anemia o en régimen interno o seminterno en la enseñanza primaria.

Es una experiencia que comenzó hace poco por la provincia de Guantánamo y con la cual el PMA inaugura este año en Cuba el denominado Programa de País, que se extenderá hasta 2018 y procura sentar bases para la producción sostenible de frijoles y la sustitución de importaciones de ese y otros alimentos.

Tras un recorrido por el municipio de Manatí, cerca de 700 kilómetros al este de La Habana, y al concluir una reunión con dirigentes del gobierno, empresarios y otros factores vinculados a los sistemas de protección social en esta provincia del oriente cubano, Laura Melo concedió una entrevista al Periódico 26 y a Tiempo21.

Tiempo21: Laura, ¿en qué consiste este proyecto conjunto con el Gobierno cubano, cuáles son las fortalezas con que cuenta el país y cuáles, las perspectivas?

Laura Melo
Laura Melo, representante en Cuba del Programa Mundial de Alimentos. / Foto Radio Enciclopedia.

Laura Melo: El proyecto que estamos iniciando aquí en Las Tunas tiene en vista fortalecer la cadena de producción, empezando por el cultivo de granos; pero en todos sus eslabones, hasta el consumo; porque, de hecho, el punto de partida de nosotros son las redes de protección social. Nuestro objetivo es apoyar esas redes, fortalecerlas, hacerlas más sostenibles y utilizar esa fuerza para potenciar toda la cadena de producción de alimentos, específicamente en lo relativo al incremento de la disponibilidad de frijoles, ya que es una prioridad del país.

Tiempo21: Estamos hablando del segundo componente del proyecto, porque hay otros dos subprogramas ¿Es así?

Laura Melo: Exacto. Lo que acabo de mencionar se refiere al segundo componente del Programa de País que firmamos con el gobierno de Cuba. El primero tiene que ver con el apoyo a las redes de protección social a los sectores más vulnerables, sobre todo para que ese proceso se torne más sostenible, aun cuando esta nación es un ejemplo en cuanto a la lucha contra el hambre y la pobreza.

Tiempo21: Al parecer, su agencia le concede especial importancia a la producción interna de alimentos. ¿Puede argumentar al respecto?

Laura Melo: Sí. Precisamente el segundo componente garantiza la vinculación entre las redes de protección social con la producción local, para estimular un aumento de la disponibilidad de agroalimentos y fortalecer toda la cadena, hasta el consumidor. Por su parte, el tercer elemento integrador del convenio se combina con los otros dos para lograr una mayor efectividad, a nivel comunitario, municipal y provincial, frente a los desastres naturales, en lo referido a seguridad alimentaria y nutrición, aspectos en los cuales se enfoca la colaboración del PMA.

Tiempo21: Usted asegura que Cuba tiene fortalezas para obtener muy buenos resultados en programas de este tipo. ¿Desea ampliar tal criterio?

Laura Melo: Cuba tiene muchas fortalezas; por ejemplo, logros excepcionales desde el punto de vista de sus redes de protección social. Y esos logros deben ser mantenidos, aunque el país está viviendo un momento de actualización de su modelo económico. Al respecto, el gobierno cubano se ha comprometido a que ningún ciudadano se quedará atrás. Es importante trabajar para mantener esas conquistas y ventajas.

Tiempo21: Respecto al cambio climático y otros riesgos ambientales, ¿puede brindar más elementos?

Laura Melo: Cuba tiene sistemas muy bien desarrollados, muy bien establecidos; pero es un país de gran vulnerabilidad. Por ejemplo, actualmente en Las Tunas, que se vive una situación de sequía, es importante mejorar todos los mecanismos para tener en cuenta la realidad, no solo de un desastre natural, que pueda ser un terremoto o un huracán, sino además los efectos de la escasez de lluvia. Y esas eventualidades están previstas en el convenio que hemos suscrito con las autoridades cubanas.

/edc/

Artículos relacionados

Recuerdan aniversario de la Comandancia de San Joaquín

Yeisnel Vázquez

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Proyecto comunitario 16 de octubre, la vida de Migdalia Igarza

Claudia Pérez Navarro

Enviar Comentario


7 × = treinta cinco