Las Tunas, Cuba. Jueves 16 de Agosto de 2018
Home > Cuba > Descubriendo la genética de los cubanos

Descubriendo la genética de los cubanos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Habana.- Por su cultura, historia, tradiciones, costumbres, e incluso el andar de su gente, cada población tiene determinadas características influidas por algo que no se percibe a simple vista y que los científicos llaman información genética.

En las poblaciones latinoamericanas, de las más mezcladas del planeta, constituye un reto desde fines del siglo XX estudiar el origen étnico, la mezcla y el mestizaje de sus integrantes por medio del uso de marcadores genéticos, señaló la doctora Beatriz Marcheco, directora del Centro Nacional de Genética Médica en La Habana.

La identidad es todo aquello que de alguna manera distingue, diferencia y particulariza a todos los pueblos del mundo, aseveró la experta en conferencia magistral “Cuba: color de la piel, mestizaje étnico e identidad genética”, impartida en la Convención Internacional de Antropología 2015, que recién culminó en el Palacio de Convenciones de la capital.

En el caso de los cubanos, son un pueblo de algo más de 11 millones de habitantes, con un pequeño número de hombres superior al de mujeres -característica contraria a lo que pasa en la mayor parte del mundo- y que actualmente disfrutan de una esperanza de vida al nacer de 78 años como promedio.

Y aunque la población de la mayor de las Antillas envejece rápidamente (poco más del 18 por ciento supera ya los 60 años de vida), la edad promedio es cercana a los 39 años, explicó. También destacó que el 64 por ciento se consideran blancos, casi el 27 por ciento mestizos y alrededor del nueve por ciento es de color negro.

Según investigadores, los orígenes de la población cubana se remontan a siete mil años atrás. A la llegada de los españoles había en el país unos 112 mil indígenas.

Un primer censo registrado en 1774 arrojó poco más de 170 mil habitantes, donde predominaban alrededor de 30 mil hombres más que el número de mujeres. El 56 por ciento de los individuos fueron descritos como blancos y un 29 por ciento de piel negra.

Cuba recibió oleadas masivas de importaciones de esclavos traídos a la fuerza desde África, estimados entre un millón y un millón 300 mil, en condiciones paupérrimas. Mientras, también hubo una constante inmigración española durante cuatro siglos.

Actualmente, señaló la doctora Marcheco, se mantienen desde el punto de vista fenotípico las características indígenas en algunos de sus habitantes, a pesar de que no existen en el país grupos étnicos indígenas como en otras partes del continente.

Ese componente amerindio y africano, más el importante número de inmigrantes de la península ibérica, modelaron la naturaleza y la cultura de los cubanos.

La madre es la figura fundamental en la familia cubana. Como isleños los cubanos tienen un fuerte sentimiento de adhesión a su tierra, con un alto sentido del colectivismo y su amor por el baile y la música viene de la necesidad de compartir en grupo, proveniente de sus raíces africanas.

Gente de corazón alegre que ríe de su propio infortunio, esas características fueron delineadas como parte de la cultura y el modo de ser de los cubanos, explicó Marcheco.

Para comprender el patrimonio genético, el genotipo y cómo esa información genética interactuó con el ambiente para dar lugar al cubano actual, el estudio del ADN permite reconstruir desde el mundo biológico la historia de ese mestizaje, dijo la doctora.

Así se diseñó una investigación del Centro Nacional de Genética Médica de la Universidad Médica de La Habana, en colaboración con las universidades de Toronto, Canadá, Santiago de Compostela, España, y Aarhus, en Dinamarca.

Participaron mil 19 individuos de 138 de los 167 municipios del país, hombres y mujeres de áreas urbanas y rurales, entre 18 y 95 años de edad y distribuidos por el color de su piel.

Se estimó, mediante un dermoespectrómetro, el índice de melanina en lugares expuestos o no al sol de las personas estudiadas. Tanto en el dorso de la mano como la cara interna del brazo, un lugar no tan expuesto a las radiaciones solares que posee lo que se denomina como pigmentación constitutiva de la piel.

El estudio concluyó que es muy difícil establecer las fronteras del color de la piel entre blancos, mestizos y negros en un país como Cuba, pues algunos individuos de piel negra tienen un índice mínimo de melanina en el rango de los mestizos e incluso en el de aquellos definidos como blancos.

Con el mismo índice de melanina hay individuos de dos colores diferentes. En una misma persona hay en ocasiones diferencias notables entre el dorso de la mano y en la cara interna del brazo, comentó la genetista.

Los marcadores genéticos indican que como promedio la población cubana actual tiene un 72 por ciento de genes de origen europeo, 20 por ciento africano y ocho por ciento nativoamericano, estos últimos provenientes quizás del norte de la región del delta del Orinoco, Mesoamérica o del norte de la península de Yucatán.

En cuanto a los genes de origen mitocondrial (el ADN de origen mitocondrial tiene más baja tasa de mutaciones y es el más utilizado para conocer la evolución de una población), se halló que el 35 por ciento procede de madres nativoamericanas, 39 por ciento de madres africanas y 26 por ciento de europeas.

Se trata del comportamiento del linaje o herencia materna de la población cubana actual, relacionado con el hecho de que la emigración española fue mayoritariamente de hombres, quienes tuvieron descendencia con mujeres nativas y africanas.

Al analizar el porcentaje de genes según el color de la piel, se encontró que como promedio las personas de piel blanca tienen alrededor de siete por ciento de genes africanos, ocho por ciento de genes nativoamericanos y 85 por ciento de origen europeo.

Los mestizos mostraron un 25.5 por ciento de genes de origen africano, 10.7 de genes nativoamericanos y casi 64 por ciento de origen europeo.

Mientras, las personas de piel negra poseen alrededor de 65 por ciento de genes africanos, 5.5 de genes nativoamericanos y alrededor de 29 por ciento de genes europeos.

Estudiando el cromosoma Y, para entender el origen de los padres de la actual generación de cubanos, los investigadores observaron que como promedio 81 por ciento son genes europeos, 18 por ciento de origen africano y 0.5 por ciento nativoamericano.

Desde el punto de vista biológico, histórico y antropológico este estudio ayuda a caracterizar la estructura genética de la población, y desde la medicina constituye un método para localizar genes que predisponen a enfermedades, que en los cubanos muchas están asociadas a factores de riesgo genético de cáncer y afecciones cardiovasculares y cerebrovasculares.

En ese sentido, Marcheco ejemplificó que en la población de México se conoce que hay genes en el componente nativoamericano que predisponen a la Diabetes Mellitus tipo II, mientras en poblaciones afroamericanas de Estados Unidos existen genes de origen africano con predisposición al cáncer de próstata.

Por ello hoy empieza a aparecer la denominada Medicina de precisión, pues conociendo la predisposición genética se podrá modelar la conducta alimentaria y los cuidados de salud, para modificar las causas de muerte y aumentar la esperanza de vida de las personas. (Alfredo Boada Mola/Prensa Latina)

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 7 = uno