Educación

Universidades cubanas por elevar calidad de futuros profesionales

La Habana.- La educación superior en Cuba adelanta un proceso de integración entre las instituciones de esa enseñanza que busca tener una nueva universidad que forme profesionales de alta calidad.

Se trata de integrar las especialidades para complementarse entre sí, lo cual redunda en mayor preparación de los futuros profesionales, afirmó Santiago Lages, rector de la Universidad de la oriental provincia de Camagüey, Ignacio Agramonte, distante de La Habana unos 530 kilómetros.

Durante un recorrido por tres universidades cubanas, ubicadas en las provincias de Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey, Prensa Latina conoció detalles de este plan que se desarrolla en esas instituciones, el cual de forma paulatina se extenderá a todo el país.

A partir de una experiencia aplicada en las provincias del occidente cubano Artemisa y Mayabeque y el municipio especial Isla de la Juventud, desde este curso se desarrolla este proceso de integración en Matanzas, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey y Guantánamo.

La unificación de las universidades del Ministerio de Educación Superior, con las de Ciencias Pedagógicas y las de Ciencias de la Cultura Física y del Deporte, permite trabajar con un enfoque multidisciplinario y transdisciplinario, coincidieron los dirigentes de las tres instituciones.

En esos centros se redujeron los cuadros directivos, ahora son menos las facultades y se unificaron los procesos económicos-administrativos, explicaron.

Precisaron que ahora en las universidades existen departamentos por especialidades conformados por profesores de distintas procedencias, en tanto en la estructura anterior se repetían los departamentos en los diferentes centros.

Aclararon que no hubo reducción de puestos de trabajo sino que a través del diálogo y la consulta permanente se dieron los pasos para la integración y el reacomodo del personal con el consenso de todos los docentes, los no docentes y los educandos.

La universidad camagüeyana Ignacio Agramante se destaca en este proceso, que de acuerdo con su rector significa más calidad, racionalidad en el uso de los recursos y altos resultados científicos.

Ese centro hoy cuenta con 240 doctores y 921 masters dentro de su fuerza especializada y es la primera universidad integrada del país en alcanzar la evaluación de certificada, parámetro de evaluación externa, muy complejo que revisa todos los procesos e incluye un examen comprobatorio al estudiantado, acotó el máximo dirigente del centro.

Suman 50 los proyectos comunitarios en los que trabajan los alumnos y profesores de la casa de altos estudios, así como mantienen un sólido sistema de relaciones internacionales e inter-universidades.

Asimismo, destacan por su aporte al desarrollo económico del territorio donde en están enclavados e incluso nacionalmente, resaltaron los funcionarios del centro.

Agregaron que participan actividades tan disímiles como el diagnóstico del estado técnico del transporte, el reordenamiento de las rutas intermunicipales, las investigaciones del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología y se vinculan a proyectos regionales de producción ganadera.

Los estudiantes por su parte aseguran que la calidad del claustro de profesores ahora es superior, en tanto el movimiento cultural y deportivo universitario se enriqueció tras la integración, y quedó más fortalecido el trabajo de la Federación Estudiantil Universitaria.

En la universidad Máximo Gómez, de Ciego de Ávila, distante de la capital unos 423 kilómetros, su rectora, Anicia Ruiz, apuntó que de 12 facultades que inicialmente tenía la sede, en la actualidad son siete.

Tres edificios conforman la infraestructura universitaria y se imparten 39 carreras y el claustro profesoral se concentra en 26 departamentos de 31 que tenían antes de la integración, informó.

Entre los beneficios de integrarse como una sola universidad Ruiz subrayó la forma eficaz con que se responde a las demandas y necesidades económicas y sociales de la zona.

Destacó también que desde esta institución se sostienen 36 convenios internacionales con 22 países y se impulsa un plan de formación vocacional dirigido a aumentar la matrícula en las carreras pedagógicas y agropecuarias, las cuales tienen déficit en la región.

Como parte de la universidad, desde hace más de 20 años, funciona allí el Centro de Bioplantas, dedicado a la investigación en el campo de la biotecnología vegetal, comentó Ruiz, quien consideró esta entidad como de alto impacto en la economía nacional.

En tareas de repercusión para el país también trabaja la sede universitaria José Martí, de Sancti Spíritus, como es la red nacional de biogas, señaló la rectora, Naima Trujillo.

En esa institución ya se cumplieron varias etapas del cronograma previsto para la integración, proceso que se desarrolló de forma gradual y cada paso se consultó con todos, pues fue un cambio fuerte, aseveró.

Uno de los momentos más emotivos de la integración allí fue el determinar el nombre que llevaría la universidad espirituana, para el cual hubo consenso por el héroe nacional José Martí.

Esta es la única institución de estudios superiores en Cuba que lleva este nombre, fue un suceso que nos llenó de orgullo a todos, expresó.

Aún cuando este proceso avance y reporte resultados satisfactorios, deberá estar en constante revisión, evaluación y perfeccionamiento, concluyó.

Para el venidero curso escolar se prevé la segunda etapa de la integración universitaria que incluirá los centros de Santiago de Cuba, Holguín, Granma, Las Tunas, Villa Clara y Pinar del Río; mientras que la tercera concluiría con La Habana.(Nuriem de Armas/Prensa Latina)

/ymp/

Artículos relacionados

Abanderan en Las Tunas destacamento Educando por amor

Telma Machado Escanio

Pioneros de Las Tunas honran a Camilo y al Che con su pañoleta azul

Telma Machado Escanio

Comienza hoy en Cuba la educación superior de ciclo corto

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


3 + = ocho