Las Tunas, Cuba. Viernes 20 de Octubre de 2017
Home > Cuba > Cuba, el nivel del mar y las ciencias sociales

Cuba, el nivel del mar y las ciencias sociales

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Habana.- A través de la quema irracional de combustibles fósiles, como carbón y petróleo, la civilización emite dióxido de carbono (CO2) mucho más rápido de lo que la Tierra puede absorber, aumentando así ese gas de efecto invernadero en la atmósfera.

El calentamiento global, cuyas evidencias son ya palpables en todo el planeta, implican ascenso de las temperaturas medias del aire y los océanos, derretimiento del hielo y la nieve, alteración en los regímenes de precipitaciones, incremento del nivel del mar, entre otras adversidades para los ecosistemas marinos y terrestres, incluido la vida humana.

Esos rasgos del estado actual del clima mundial, a mediano y corto plazos, solo empeorarán si se mantienen los actuales niveles de emisión de sustancias contaminantes a la atmósfera terrestre, según advertencias del Panel Gubernamental de Expertos de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IPCC).

Según datos del Grupo de Trabajo I del IPCC, el ritmo de aumento del nivel del mar desde mediados del siglo XIX ha sido superior al promedio que tuvo en los dos milenios anteriores.

De 1901 a 2010, señalan expertos, este parámetro, a escala mundial, subió 0.19 metros, y los pronósticos indican que si no disminuye la emisión descontrolada de gases contaminantes a la atmósfera terrestre esa cifra estará entre 0.52 y 0.98 metros para 2100.

Las anomalías del mar se expresan a lo largo de meses o centenares de años en los cambios de la intensidad de las corrientes marinas, de la temperatura y salinidad del agua, del volumen de líquido en el océano, en la forma de la cuenca oceánica, el ascenso o descenso del terreno, y los cambios de la circulación oceánica.

Para los estudiosos, la suma de los aportes de las componentes individuales expansión térmica, pérdidas del hielo continental, de los casquetes polares y de los glaciares, es consistente con el ascenso del nivel medio del mar observado en el planeta.

Cuba, donde el clima será más cálido y extremo a consecuencia del efecto invernadero intensificado en la atmósfera terrestre, por su condición de archipiélago y ubicación geográfica en el mar Caribe, con un alto número de asentamientos costeros, es una nación altamente vulnerable al actual cambio climático provocado por el hombre.

En la mayor de las Antillas, igual a como viene ocurriendo en el resto del mundo, los estudios que tienen que ver con el ascenso del nivel del mar se relacionan cada vez más con las Ciencias Sociales y otras ramas del saber, señaló en conversación con Prensa Latina en La Habana el doctor Marcelino Hernández, del Instituto de Oceanología.

En efecto, por su condición de Estado insular este país caribeño está a merced del actual cambio climático. El ascenso del nivel del mar causará el retroceso de la línea de costa, la reducción de las áreas bajas de la isla y acentuará los procesos de intrusión salina en los acuíferos costeros, afectando la disponibilidad de agua dulce.

Científicos cubanos estiman que de 1966 al 2009 el mar ascendió un promedio de 1.43 milímetros por año en todo el archipiélago, tras el procesamiento estadístico de los registros mareográficos.

Los investigadores calculan los riesgos de las anomalías en el ascenso del nivel del mar para los años 2050 y 2100, y la tendencia -advierten- es a inundar zonas bajas del país, como la zona noroccidental, aunque también en las regiones suroriental y surcentral.

De acuerdo con datos del Instituto de Oceanología de Cuba, durante las últimas cinco décadas el nivel marino creció un promedio de 10 centímetros en la nación caribeña a causa del calentamiento global.

En general, Cuba prevé para el año 2050 un aumento de 27 centímetros del nivel del mar en sus costas y la pérdida del 2.31 por ciento de superficie terrestre en su litoral, como consecuencia de los efectos adversos del cambio climático.

Como el ascenso del nivel del mar es uno de los mayores peligros para las zonas costeras, en el país se realizan estudios de impacto, vulnerabilidad y riesgos, así como programas, planes y proyectos sectoriales y de ordenamiento.

Los escenarios de peligros y vulnerabilidad de la zona costera cubana, asociados al ascenso del nivel del mar para los años 2050 y 2100, implican la modificación paulatina de las características físico-geográficas, hidrográficas e hidroclimáticas de la plataforma insular y la línea de costa.

Ello reflejará una reducción considerable de las áreas bajas de la isla de Cuba, de las cayerías y de la Ciénaga de Zapata, junto con la desaparición de numerosos cayos con cotas menores de 0.5 metros.

También el aumento de las fluctuaciones de la marea y de las variaciones no periódicas del nivel del mar, lo cual se incrementará durante eventos atmosféricos severos, así como el retroceso de la costa hasta un máximo de siete kilómetros.

En opinión de los expertos, ese escenario marino costero, combinado con la reducción de la precipitación, reforzará el déficit de disponibilidad potencial de agua dulce, debido al impacto que tendrá la intrusión marina en los acuíferos costeros.

Según conclusiones del libro Impacto del Cambio Climático y Medidas de Adaptación en Cuba, obra de un grupo de autores de 28 instituciones científicas del país, la marea, el oleaje y las corrientes marinas en las condiciones de ascenso del nivel medio del mar pueden ocasionar impactos importantes en zonas costeras bajas y de suaves pendientes.

El archipiélago cubano tiene una superficie de 109 mil 884 kilómetros cuadrados y sus costas se extienden por cinco mil 746 kilómetros de forma irregular y con variados accidentes, desde abruptos acantilados y playas de arena fina hasta extensas zonas litorales bajas y cenagosas, ensenadas, deltas y bahías de bolsa.

Los estudios prevén que se podrían ver afectados unos 122 poblados costeros cubanos, incluidas miles de edificaciones construidas en la primera línea de costa, así como muchos balnearios que quedarían sumergidos.

Advierte el doctor Hernández que Cuba sufrirá un aumento gradual de sus áreas sumergidas a costa de las zonas emergidas, así como un incremento gradual del plano medio de las anomalías mensuales y anuales del nivel del mar, y también de la intrusión marina en acuíferos y ríos.

Igualmente, un aumento gradual de la magnitud de las inundaciones costeras y un incremento de las inversiones necesarias para acometer las medidas necesarias de adaptación. (Alfredo Boada Mola/Prensa Latina)

/ymp/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− ocho = 0