Las Tunas, Cuba. Domingo 22 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Gente > Bárbara Carmenate, una mujer atrapada por las artes

Bárbara Carmenate, una mujer atrapada por las artes

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Bárbara Carmenate una mujer atrapada por las artes

Bárbara Carmenate. (Tiempo21 Foto/Angeluis)

Conversar con ella es adentrase en el amplio mundo de las Artes Plásticas desde una mirada profunda y escudriñadora. En 1990 se gradúa en la especialidad de Historia del Arte en la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba, y desde esa época siente una especial atención por las Artes Plásticas.

“Comencé como Crítica de Arte a ejercer mi profesión y en 1993 ocupo la presidencia del Consejo Provincial de las Artes Plásticas en Las Tunas, por necesidad territorial. Así llegué a ese inmenso mundo realista del olor a la pintura, a la exquisitez personal de los proyectos creativos de pintores, escultores, fotógrafos, de los artistas.

“Existe un basamento objetivo, mi tesis de licenciatura fue una panorámica de la evolución histórica de la arquitectura de Las Tunas desde la etapa colonial hasta los primeros años de la Revolución, un tema que me enamoró de mi ciudad, de mi profesión. Y a ello también contribuyeron los primeros años del movimiento escultórico del territorio, y las bienales de escultura, cuando a Las Tunas llegaron exponentes principales de este arte tridimensional”.

Así comenzaron sus inclinaciones personales por la escultura a escala urbana, y más por el ámbito de la crítica y la curaduría. La vida misma la premia en cada jornada que le entrega proyectos personales, bipersonales y muestras colectivas, que le agradan aunque confiesa que despierta más su atención la promoción de exposiciones o de eventos.

“En la obra de arte, los valores y la realización del hombre, constituyen el principio sobre el que gira todo lo relacionado con la estética”, confiesa Bárbara, quien entrega en cada investigación un perfecto efluvio de palabras para descubrir varias manifestaciones de la Artes Plásticas como la pintura, el grabado, la fotografía, las instalaciones y los perfomans.

“Me siento muy cómoda escribiendo artículos para la prensa plana, y la revista cultural Quehacer. Fundamentalmente me surgen diversos proyectos personales y en el actual año pretendo rescatar el fomento de la plástica en el territorio como se hizo en los años 80 y 90, mediante exposiciones que relacionen la vida personal de los artistas, en un movimiento que encuentre el binomio perfecto de los habitantes de Las Tunas y sus grandes exponentes”.

En casi un cuarto de siglo su labor en la promoción de las Artes Plásticas se denota en el gremio cultural de Las Tunas al encontrar en la escritura una expresión para su máxima plenitud, en la que fluyen las ideas y se regodea entre líneas. “Tengo tres libros, dos de ellos Panorámica de las arquitectura en Las Tunas y El movimiento escultórico tunero desde 1977 hasta nuestros días, listo para pasar al proceso de edición de la casa Sanlope.

“El tercero de ellos en el que trabajo actualmente es una compilación  de artículos y crónicas, una selección en estos 25 de los momentos fundamentales de las plástica en el territorio, que constituirá un legado historiográfico para Las Tunas”.

A esta fémina, imponente por su  figura excelsa y delicada, le gusta compartir con los artistas, saber qué hacen, asistir a sus talleres, pues como bien define  “para mí el arte es parte indisoluble de mi vida, no me concibo de otra manera, mi vida personal forma parte de mi vida general, cuando estoy haciendo los quehaceres domésticos que disfruto mucho, estoy creando un proyecto personal, escribo en la mente un catálogo, pienso en una entrevista.

“Me deleita mucho mi trabajo, la mayor parte de los proyectos que gesto, a esos artistas los llevo a mi mundo personal, implico a mi familia, que es el centro de mi universo. Amo a la vida, a mis amistades, mis padres, ellos son la sabia de mi árbol de la vida”, revela entre sonrisas esta comunicadora por excelencia, mientras admira las obras expuestas en la galería del Centro Provincial de las Artes Plásticas.

“A mis hijos y mis padres los he implicado en mis exposiciones, son asiduos visitantes, ellos saben cuáles son los artistas tuneros porque desde pequeños me encargué  de inculcarles ese amor por mi profesión. Mi trabajo es una manera de ejercer el oficio que escogí, y ello les permite que logren una cultura general que deben tener los individuos, porque forma parte de su entorno”.

Al referirse a los artistas esta emprendedora mujer dueña de su mundo conceptualiza que “los artistas no son un medio laboral son mis amigos fundamentalmente aquellos con los que gesto un proyecto personal ya de por vida pues establecemos un vinculo estrecho, y a la mente me vienen nombres como Alexis Rosselló, Jesús Vega Faura, Rogelio Ricardo, Roberto Reyes, Eliades Ávalos, Liuxan Cabrera, Marcial Flores, entre otros.

“Qué seríamos nosotros sin esos nexos sociales, amistosos, cuando nos falta una arista de la vida la podemos suplir con un sentimiento amistoso”, acota Bárbara.

Un tema inquietante en su vida ha sido por varios años la preservación del patrimonio escultórico. “Como ciudadana tunera es un privilegio indiscutible tener en nuestro andar cotidiano obras de gran trascendencia en el movimiento escultórico de Cuba, de gran significación como la Fuente de las Antillas, el Monumento al trabajo, de figuras como Rita Longa, Manuel Chiong Ortíz, José Antonio Díaz Peláez, o Ángel Iñigo.

“Esos monumentos existen como magnificencia a una obra artística, y quizás el desconocimiento de gran parte de la población sobre la trascendencia artística cultural y patrimonial de esa obras, hay un poco de mal cuido, como sucede con el complejo escultórico Fuente de las Antillas, existe poca sensibilidad y me siento en la obligación de defender esa obra insignia de Las Tunas que está próxima a cumplir 40 años, y el deterioro acelerado del acto humano es inclemente con ella, más que el tiempo”.

En su andar por la vida los proyectos artísticos, su familia, las amistades y la vida social son las cosas que más disfruta junto a la música instrumental, así marca sus constantes días, sosegada en su andar, acompañadas de las ideas y de su paraíso interior donde gesta las ideas para la cultura y desde la cultura de Las Tunas.

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 6 = dos