Chávez, por los tiempos de los tiempos

Chávez, por los tiempos de los tiemposHace pocas jornadas comenzó marzo, el mes de la primavera y de las flores; pero, también el mes de las añoranzas y las nostalgias por un amigo que no está, que marchó a una estrella, y que mantiene su presencia en la Tierra, aunque con otra dimensión.
Es Hugo Rafael Chávez Frías. Ya transcurrieron dos años y en la República Bolivariana de Venezuela, y en muchos otros lugares del mundo, no se apagan las lágrimas por la pérdida irreparable del hombre humilde que cambió la nación sudamericana por sus obras a favor de los desposeídos.
El sábado, 8 de diciembre de 2012 dictó su testamento político, cumplido por el pueblo el 14 de abril de 2013, cuando eligió al presidente Nicolás Maduro Moros.
Ese día dijo: “Mi opinión firme, plena, como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que en ese escenario que obligaría a convocar, como manda la Constitución, de nuevo a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido desde mi corazón”.
Hace dos años que ya no está entre nosotros, y aunque el dolor sigue latente en los corazones de millones de personas en todo el mundo, su ejemplo se multiplica como la continuidad del amanecer que alumbra a Venezuela desde hace 16 años.
Así lo dice su pueblo. “Aquí estamos, resteados y rodilla en tierra con nuestro presidente Maduro y que viva Chávez”. “Estamos demostrando el legado que nos dejó el presidente Chávez, defendiendo hasta donde tengamos que llegar, en paz y alegría, como él nos mandó”. “Estamos más preparados.  Chávez nos dejó ese legado también.  Nos educó y nos formó para la batalla”.  “Necesitamos vivir, vivir por Venezuela, construir la Patria que nos dejó el Comandante Chávez”.  “Si no fuera por nuestro presidente, a nosotros, los viejitos no nos tomaban en cuenta para nada”.  “Aquí está un pueblo, defendiendo su democracia y unido alrededor del legado del presidente Chávez y del presidente Maduro”.
Desde hace varios días, en todo el mundo millones de personas aprovechan cualquier espacio para patentizar el respeto y la admiración por el hombre que ya no está físicamente pero que sigue vivo en las escuelas, las viviendas con excelentes condiciones, los Centros de Diagnóstico Integral y muchas otras obras que dignifican a los más humildes, eternos olvidados por los anteriores gobiernos venezolanos.
Chávez vive, y así se hace saber al mundo desde el Cuartel de la Montaña, en Caracas.  Ocurre cada tarde, a las 4.25, justo a la hora en la que se elevó al infinito. Un disparo de cañón estremece a la ciudad, situada en un valle rodeado de elevaciones.
El Comandante Eterno Hugo Chávez no se fue. Sigue en la obra que hoy construye el mandatario Nicolás Maduro, quien se convirtió en el primer y más convencido chavista de toda Venezuela, donde laten cuatro palabras: unidad, lucha, batalla y victoria.
Así lo reafirma el actual mandatario. “Todo lo que hacemos es trabajar por honrar la memoria de nuestro Comandante y por continuar con su legado intacto”.
Y de esa forma seguirá, por los tiempos de los tiempos.
/mdn/
 

Artículos relacionados

Estamos vivos

Darletis Leyva González

Masculinidad: un espejo burlesco

Leydiana Leyva Romero

Crónica al animal más infeliz de Cuba

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario