Los suelos, un recurso que requiere protección

Los suelos, un recurso que requiere protecciónLas Tunas.- El 2015 fue declarado, por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como Año Internacional de los Suelos, para destacar su importancia en la seguridad alimentaria y el funcionamiento de los ecosistemas.
Poco valorado es, en ocasiones, ese recurso, un elemento indispensable para la vida de la humanidad, según el Máster en Ciencias Amado Luis Palma, especialista principal en Gestión Ambiental en la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en la provincia de Las Tunas.
– ¿Cuán importantes son los suelos para la vida de los hombres?

Los suelos, un recurso que requiere protección
Máster en Ciencias Amado Luis Palma.

– Desde la propia aparición del hombre, el primer recurso natural que comenzó a manejar de forma consciente fue el suelo por la necesidad de satisfacer la demanda de alimentos.  Hay conceptos errados de este vital recurso, porque es vivo. Muchas personas piensan que es algo inerte y no es así. Existe una biodiversidad asociada a ese ecosistema, el cual funciona con los animales, la materia orgánica y los elementos físicos, químicos y biológicos.  Creo que el año 2015 se dedica a los suelos porque en la actualidad se degradan y eso tiene una expresión práctica en la mesa diaria. Cuba no escapa a ello, a pesar de los avances que hemos tenido. La naturaleza necesita, al menos, cien años, para producir un centímetro de suelo y en ocasiones vemos irracionalidad en el manejo como la surca a favor de la pendiente, la irrigación con agua de alto contenido de sal y las quemas.
– ¿Cómo se valoran los suelos de Las Tunas?
 Aquí se trabaja con datos muy obsoletos, de la década del 80 del pasado siglo. Pero, según esos estudios, el 47 por ciento de los suelos de la provincia tenían problemas serios de erosión. Ese fenómeno es la pérdida de la capa arable donde se desarrollan las plantas. Si se pierde comienza a mermar su capacidad productiva. Además, alrededor del 22 por ciento tenía problemas de salinidad, lo que una vez que aparece es muy difícil revertir la situación. Entonces, la prevención debe ser una premisa para todos los productores agrícolas. Existen otros factores degradativos, como es la profundidad efectiva por condiciones naturales y la aparición de suelos que son malos desde el punto de vista genético.
– ¿Qué ejemplos puede poner?
– En el cinturón del centro de la provincia hay suelos pardos-grisáceos, que genéticamente son los más desfavorecidos. Tienen la combinación perfecta para la degradación. Cuando llueve mucho, se encharcan. Y cuando llueve poco, se secan. Producir alimentos en esas condiciones, es bastante difícil. Si vemos esos problemas asociados al cambio climático y a la sequía, este territorio es el de mayor incidencia en los procesos de desertificación, un fenómeno de la degradación de los recursos naturales en un determinado escenario, con una influencia marcada en la calidad de vida de la población.
– ¿Qué indica el CITMA, como organismo rector de la política ambiental, a las entidades del Ministerio de la Agricultura y a otros organismos vinculados con la tierra?
– Lo primero es que a lo que hagamos en el suelo debemos evaluarle el impacto. No hacemos nada con aplicar un grupo de medidas y desconocer su repercusión desde el punto de vista ambiental, económico y social. En segundo lugar, estamos obligados a establecer medidas que permitan el enfoque integral del agrosistema. Un ser humano mal preparado hace una gestión inadecuada del recurso. Tenemos que elevar el conocimiento, sensibilizar a la gente y sobre todo, actuar responsablemente para con los suelos”.
La declaración del 2015 como Año Internacional de los Suelos debe ser un motivo en el territorio tunero para continuar las labores de mejoramiento del importante recurso.
/mdn/

Leer más:

2015 Año Internacional de los Suelos

 

Artículos relacionados

Vivir sin el filtro que impone la discapacidad

Tania Ramirez

La juventud de Las Tunas también en Tangana por Cuba

Naily Barrientos Matos

Segunda cooperativa tunera llega al millón de litros de leche en el 2020

Yenima Díaz Velázquez

2 comentarios

Avatar
Jorge Labrada 28 de junio de 2015 at 14:46

No se cómo esté actualmente es estado de los suelos en Las Tunas, había graves afectaciones en la zona sur, que corresponde al valle del Cauto, de salinidad y se identificaron en 1996 problemas incipientes de desertificación, es importante hacer un trabajo de rehabilitación y manejo, ya que aún no se manejan en producciones agrícolas intensivas. Suerte en eso.

Respuesta
Avatar
Jorge Labrada 28 de junio de 2015 at 14:46

No se cómo esté actualmente es estado de los suelos en Las Tunas, había graves afectaciones en la zona sur, que corresponde al valle del Cauto, de salinidad y se identificaron en 1996 problemas incipientes de desertificación, es importante hacer un trabajo de rehabilitación y manejo, ya que aún no se manejan en producciones agrícolas intensivas. Suerte en eso.

Respuesta

Escribir Comentario