Familia, riqueza incalculable

/ Foto Internet.
/ Foto Internet.

Las Tunas.- Una joya valiosa es la familia, no solo como célula fundamental de la sociedad, sino como patrón y ejemplo para los tiempos futuros, esos en los que los niños se hacen hombres y mujeres y levantan el vuelo, dejando tras de sí un nido vacío y unos padres orgullosos porque con sus enseñanzas ayudaron a fortalecerles las alas.
Ese es el ideal, la meta y el sueño de todos los enamorados, desde el primer beso de amor, porque juntos tejen proyectos para el mañana y poco a poco los van cumpliendo, con fidelidad, entrega, optimismo y altas dosis de pasión, cariño y alegrías.
Muchas parejas, lamentable es, no llegan al punto final del viaje que es la vida de la mano de quien respiró a su lado largo tiempo. Son altas las cifras de divorcios; pero, también alientan ejemplos de amor que superaron obstáculos y distancias para seguir unidos hasta el último instante.
La familia soñada, con madre, padre, abuelos, tíos, nietos, sobrinos… es única e invaluable, como un reloj en el que todas sus piezas encajan para funcionar perfectamente y que late con armonía en la búsqueda de soluciones a los problemas comunes, tanto materiales como espirituales o sentimentales.
No se escoge a los que nos dieron vida; pero, sí somos libres de seleccionar a nuestras parejas de entre tanta gente que camina a nuestro alrededor y somos, además, responsables de educar de manera perfecta a los hijos que llegan para alegría de todos.
Esa es la familia, un diamante indestructible cuando se piensa en colectivo, una mezcla de personas imperfectas que toleran los defectos de los más cercanos, un refugio en el que siempre sobra el aliento, y un manantial de besos, abrazos y te quieros.
/edc/

Artículos relacionados

Estamos vivos

Darletis Leyva González

Masculinidad: un espejo burlesco

Leydiana Leyva Romero

Crónica al animal más infeliz de Cuba

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario