Ruberlando, el rey de los millonarios

Ruberlando Ávila Pérez.
Ruberlando Ávila Pérez.

Las Tunas.- Ruberlando Ávila Pérez fue el primer chofer del municipio de Majibacoa, de la provincia de Las Tunas,  en arribar al millón de toneladas de caña transportadas al central en la a anterior zafra azucarera.
Hace unos años atrás Ruberlando experimentó la primera alegría que implica para cualquier azucarero el llegar al millón de arrobas, hoy toneladas de caña cortadas, alzadas o llevadas al ingenio, en el caso de los choferes.
En aquel momento el joven conductor se sintió muy feliz, festejó y compartió el triunfo con familiares, amigos y compañeros de trabajo.
Quizás en ese instante no imaginó que con su primera incursión en el selecto grupo de los millonarios se tejería una cadena de zafras de forma consecutiva sin bajarse de la difícil colina de los millones. Esa cadena hasta el día de hoy permanece inmaculada.
En la presente campaña azucarera Ruberlando no quiere ceder terreno y con casta de campeones hace poco se convirtió en el primer chofer de Majibacoa en arribar al medio millón de toneladas de caña transportadas al central.
Ya no se trata de un año bueno, ni de casualidad, el rey de los millonarios avisa a sus contrincantes que está en plenitud de facultades e irá a por todas en defensa de su corona.
En esta zafra casi es un hecho el volver a convertirse en chofer millonario, solo que en la actual contienda marcha a un ritmo que hasta su récord personal peligra.
Ahora la expectativa radica en ver cuándo Ruberlando llega al millón, por lo que muchos están pendientes de lo que tira diariamente.
Esa es la perspectiva del momento, aunque pudiera ser muy fugaz, porque tal vez en un mes más llegue el anhelado millón y entonces ocupará tiempo el seguimiento que permita conocer cuantas toneladas logra por encima de la codiciada cifra.
Nada, que al rey de los millonarios quitarle el cetro no será nada fácil, quizás nadie lo logre, aunque en este municipio hay buenos y laboriosos choferes, pero Ruberlando, es un fuera de serie.
/mdn/
 
 

Artículos relacionados

La bordadora de Barranca

Miguel Díaz Nápoles

Pedro y su hermosa vida de campo

Miguel Díaz Nápoles

Clarisbel, una vida dedicada a Bandec

Luisa Elena Rivera Cubelo

Escribir Comentario