Félix y su Sinsonte

Félix y su Sinsonte
Félix y su Sinsonte

Las Tunas.- Como quien se sabe dueño de la zona transitaba por céntricas calles del reparto Aguilera, en esta oriental ciudad, y en el rostro se perfilaba una auténtica sonrisa matizada por el peculiar tabaquito.
Félix Suárez Sánchez ya peina 72 abriles, pero me enfatiza que se siente entero y las piernas fuertes. Lleva cerca de 20 años en la recogida de desechos sólidos en Servicios Comunales y tiene el carisma del hombre de pueblo.
A su paso la gente sonríe y le dicen: Haga favor; mientras responde: Sí mi amor, ven, yo te llevo el saquito, igual que en el cementerio aquí siempre cabe uno más.
“Cuando hay un saco pesado yo le toco al vecino la puerta de la casa para que me ayude a montarlo, pero no se lo dejo, porque me gusta tratar bien al personal y que se sientan complacidos con mi trabajo. Por eso, la gente me dice Félix, el día que usted se vaya de aquí le vamos a echar menos y eso me hace feliz”.
Desde las 3:00 de la mañana Félix comienza su labor junto al fiel Sinsonte, un animal que vuela bajito, como él asegura.
“Nació en mi casa hace 10 años. Este anda conmigo pa´rriba y pa´bajo. Es un toro porque está completo, pero yo le hago lo que quiera, y no me faja (Sonríe)”.
Escenifica entonces su cofradía con el Sinsonte. Le pide la pata derecha y el toro se la da. Jaranea tocándole los genitales al animal y este se queda como si nada; demuestra que un toro también puede ser el mejor amigo de un hombre.
“Todos los años en la Jornada Cucalambeana, de Cultura nos buscan para pintar al Sinsonte y a mí con barro. La pasamos muy bien; vienen muchas delegaciones de amigos extranjeros y es foto pa´quí y foto pá llá”.
Mientras Félix conversa con esta reportera de Tiempo21 muchos vecinos del lugar se detienen para disfrutar junto a él la entrevista.
“Yo soy chivador, enamorao´, porque nada más lindo que las mujeres- gira a la derecha y le dice a un vecino- Qué usted cree, compay!”.
Entre la sencillez de sus atuendos y su humilde carretón está la convicción de un hombre de trabajo que se siente realizado.
“Uno debe sentirse contento cuando ve el cariño de la gente. A veces ya tengo que decirle a los vecinos no quiero más café, porque todo el mundo te sale con la tacita o con esto y lo otro. Me siento muy contento de trabajar en Comunales y aquí seguiré”.
Monta en el coche que ha improvisado, me hace un pícaro guiño con el ojo y le brota una cariñosa carcajada de agradecimiento. Entre los edificios de uno de los repartos más grandes de la ciudad de Las Tunas se pierden él y su Sinsonte, porque a penas comienza el día y todavía queda mucho por recoger.
/mdn/
 

Artículos relacionados

Jorge Luis Capote: “Que no falte el agua depende en parte de mí”

Esnilda Romero Mañas

Adrián Fernández: “Yo conozco mi trabajo como árbitro y trato de hacerlo bien en la cancha”

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Carlos Alberto y su vocación de servir

Luisa Elena Rivera Cubelo

Escribir Comentario