Por la vida que late en el humedal

Por la vida que late en el humedalLas Tunas.- Sale el sol, lentamente, por el horizonte y con igual pereza renace la imagen que unas horas atrás se había tornado gris y luego negra. Se oye a lo lejos el canto de las aves y de vez en vez las ondas del agua rompen la quietud del amanecer para recordar que hay animales ahí, que late la vida en el humedal.
Una franja de la provincia de Las Tunas forma parte del humedal de Biramas, el segundo de importancia en Cuba, luego del de la Ciénaga de Zapata y es allá, al sur del territorio, donde el agua, la flora y la fauna se mezclan para regalar fotografías de ensueño a quienes hemos tenido la enorme suerte de recorrerlo.
Justamente en el Refugio de Fauna Monte Cabaniguán-Ojo de Agua, donde existe la mayor población del cocodrilo Acutus americano de todo el continente, se muestran en su entorno natural mangles, esteros y muchos animales como las aves permanentes y las migratorias, que solo están por poco tiempo.
En el lugar no hace frío, ni calor, tampoco es claro u oscuro porque la vegetación casi no deja ver el cielo; pero, entre las hojas saltan, juguetones, muchos rayos de luz que no lastiman y que ayudan a descubrir nidos de gaviotas, pelícanos y flamencos.
Es uno de esos sitios mágicos que evitan el fenómeno de la erosión en las costas, favorecen la asimilación del dióxido de carbono, amortiguan los efectos de diferentes fenómenos meteorológicos y acogen numerosas especies de la flora y la fauna, algunas de ellas amenazadas de peligro de extinción.
Hoy y todos los días late la vida en esos entornos casi vírgenes del territorio tunero, cuyas riquezas son, sin dudas, beneficios seguros para el hombre y el medio ambiente.
Este 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, por la firma del Convenio de Ramsar, en Irán, en igual fecha de 1971, el cual establece pautas para proteger esos ecosistemas, ricos en diversidad biológica, reguladores del agua y del clima e ideales para las actividades del turismo y la pesca.
/mdn/

Artículos relacionados

Recuerdan hoy paso del cortejo fúnebre de Fidel por Las Tunas

Julián Velázquez

Mastrapa y su madera de mambí

Miguel Díaz Nápoles

Las Tunas, ciudad que desafía el tiempo

Tania Ramirez

Escribir Comentario