Las Tunas, Cuba. Lunes 25 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Historia de un amor que llegó repentinamente hasta la eternidad

Historia de un amor que llegó repentinamente hasta la eternidad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

fidel_oneliaLas Tunas.- A Fidel Méndez Aguilera y Onelia Carbonell Mayo los encontré hace muy poco en el Hogar de Ancianos Carlos Font Pupo, de esta ciudad, y desde que me hablaron de ellos quise conocerlos y, a la vez, contagiarme con su risa escandalosa, su optimismo y sus enormes ganas de vivir.

Son dos abuelos de la provincia de Las Tunas, casi a 700 kilómetros de La Habana, y se aman como adolescentes, como niños a los que se les regala un juguete o se les cumplen los sueños; se cuidan y se respetan de manera pura.

Quienes los conocen cuentan que siempre están juntos y que nunca se les escuchan reproches o indiferencias. Al contrario, se acarician constantemente, y disfrutan de una pasión que llegó tarde, cuando les parecía que la vida ya no tenía sentido.

Hoy resultan un ejemplo a seguir para quienes creen que no hay oportunidades en la tercera edad pues apenas tres días después del primer encuentro, decidieron unir sus vidas para siempre.

Con los ojos brillantes de la emoción, Onelia es la primera en hablar: “Yo estaba ingresada en el Hospital Psiquiátrico por un problema nervioso y ese día fui al comedor a fregar unas vasijas. Ahí estaba él, quien me miró con cariño y me dijo de manera jocosa que las mujeres lindas no fregaban. Comenzamos a conversar con frecuencia y un día fue a mi cuarto diciéndome que no había tenido suerte con las mujeres porque ninguna le correspondió como él quería”.

Envuelta en el sonido alegre de una carcajada, agregó que él le dijo que estaba enamorado y que ambos rieron hasta que se tomaron de las manos y se dieron el primer besito que marcó el futuro de los dos.

Más reflexivo y con voz pausada, Fidel cuenta que fue una cosa muy grande y muy linda. “Yo había tenido muchas relaciones pero como ella, ninguna. Ella no es mi esposa, es mi segunda madre. Cosas que mi mamá hacía en vida, ella las hace ahora para mí y le juro que es todo lo que yo tengo”.

Onelia nunca había besado a un hombre de la raza negra y dice que ese día quedó prendada de los labios de su esposo y “por eso me siento agradecida de la vida porque a veces se pasan cosas en los matrimonios y ahora me siento muy bien, muy feliz, somos uno solo, lo que quiera uno es lo que quiere el otro”.

La de ellos es una historia linda, de esas que te hacen ver la vida de una forma diferente y creer que todo puede comenzar en cualquier minuto. No se busca; sencillamente se le encuentra en un instante que luego marca el destino y que obliga a gritar de felicidad.

Son dos abuelos que estaban solitos, sin amores, sin hijos… y la suerte quiso que se unieran en una relación que transmite alegría a sus conocidos y que ya nada podrá cambiarlo, ni siquiera la muerte.

“Ella es todo para mí”, dice Fidel con la voz quebrada, y agrega: “Si yo llego a perderla un día, lo más que duro es una semana porque ella es todo para mí. Dicen que por amor nadie se muere pero el día que no vea a mi esposa moriré de tristeza”.

Fidel Méndez Aguilera y Onelia Carbonell Mayo comparten hasta el aire que respiran en su pequeño cuarto del hogar de ancianos en el que viven y lo mejor es que disfrutan cada día mientras se enorgullecen de este amor que llegó repentinamente hace más de diez años hasta la eternidad.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno × 7 =