Enero de alegrías y victorias

Enero de alegrías y victoriasLas Tunas.- Enero es para Cuba un mes de alegrías. Aunque lo dicen los libros de Historia, galopan en la memoria colectiva, las voces un tanto incrédulas que, de puerta en puerta, repiten lo que acaban de escuchar. Batista se fue, Batista huyó. Fidel triunfó. Ya somos libres…
El primer amanecer de 1959 parecía otro día invernal, con hambre para muchos y con excesos para otros. Todo iba a ser igual para los cubanos de esos años, en la ciénaga o en el campo, en las grandes ciudades o en los pequeños poblados.
Pero, desde mucho tiempo antes en la Sierra Maestra se gestaban aires de libertad, de progreso, de igualdad y el primero de enero ocurrió lo que quería la mayoría del pueblo honesto y trabajador.
El dictador Fulgencio Batista se fugó arropado en las sombras del amanecer, junto a sus más cercanos colaboradores y con las maletas llenas de un dinero que no era suyo, sino de las arcas del país.
Y fue, en ese momento, cuando en la Mayor de las Antillas comenzó la verdadera celebración.
Desde Santiago de Cuba hasta La Habana, Fidel, Raúl, y los demás combatientes del Ejército Rebelde protagonizaron la Caravana de la Libertad, en días de fiesta y júbilo en todos los pueblos ubicados a lo largo de la Carretera Central.
Y el ocho, cuando llegaron a la capital, comenzó a apreciarse verdaderamente la obra de la Revolución con la adopción de medidas que devolvían a los humildes la esperanza y la dignidad.
Enero tiene también la alegría del inicio de un nuevo año, en el que se hacen planes y se establecen retos; un periodo de saludos y felicitaciones, de buenos deseos, de armonía familiar, de la muerte de los rencores y el nacimiento de los amores…
Es también el mes de homenaje a José Martí, autor intelectual del Asalto al Cuartel Moncada y de toda la obra revolucionaria que se concretó en Cuba desde aquel enero de 1959, que parecía ser un día más y que, desde el amanecer, se transformó en la jornada más alegre que ha vivido la Patria.
/mdn/
 

Artículos relacionados

Estamos vivos

Darletis Leyva González

Masculinidad: un espejo burlesco

Leydiana Leyva Romero

Crónica al animal más infeliz de Cuba

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario