Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > Las Tunas > Las Tunas despide el 2014: Otra vez cambió

Las Tunas despide el 2014: Otra vez cambió

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Las Tunas despide el 2014: Otra vez cambió

Parte del centro histórico de la ciudad de Las Tunas.

Otra vez miro a la provincia de Las Tunas toda, al pasar los 12 meses de un  año,  busco cambios para intentar saber cuánto cambiamos los que decidimos en el 2014 mantenernos unidos espiritualmente a este espacio, cuya capital simbólicamente se identifica como el Balcón del Oriente Cubano.

Quiero escribir otra vez del cambio personal y grupal del que somos partícipes directos más de 538 mil habitantes (cifra oficial), hombres y mujeres que somos hoy otros.

Dicen los expertos en imaginarios urbanos y locales que existe un sitio real y palpable que se sostiene como espacio concreto, y otro  que se construye día a día en la mente de los ciudadanos que lo habitan.

Las Tunas despide el 2014: Otra vez cambió

Uno de los bulevares de la ciudad de Las Tunas. (Tiempo21 Foto /MiguelDN)

Puedo decir entonces que hemos caminado nuestra tierra durante el 2014 una y mil veces, y conversamos con ella a través de los pies e íntimamente la amamos, y  lo digo también en nombre de quiénes se fueron o están por regresar.

Somos todavía, por suerte, gente tranquila, discreta, casi inadvertida en el panorama nacional, pero mantenemos la inmensa capacidad que adquirimos para desear lo nuevo, y seguir siendo los mismos.

Llegamos tuneras y tuneros al final de este año en el centro de una realidad local y global intensa, habitando una provincia que necesita “garras” para cambiar, porque su futuro agrario, productor de azúcar por demás,  batalla contra la sequía intensa e interminable y el peligro certero de un ciclón tropical.

Del oriente cubano Las Tunas es una de las provincias que demoró en buscar otras opciones de desarrollo, quizás en el sector turístico, para despojarse, y despojarnos del fantasma del subdesarrollo,  pero igual en este año que despedimos nos encontramos y reencontramos,  y dimos otro sentido a lo cotidiano.

Las cifras del desarrollo en las telecomunicaciones están definidas en datos que incluyen una cobertura del  80 por ciento de la telefonía celular, modernizaciones, 20 nuevas posiciones para el acceso a Internet y la instalación de más servicios fijos. Cambia, cambió, lo saben ustedes, nuestra vida hacia la concepción digital que imponen los tiempos.

El transporte público, mil veces reordenado, nos dejó pendiente de mejorías, eso sí, pequeños y nuevos ómnibus Diana ruedan por todo el territorio, los propietarios de camiones particulares nos inundan con sus altas tarifas, y la transportación interprovincial, borró  definitivamente el pegajoso y comercial término de ASTRO,  por el de  Ómnibus Nacionales.

Nos vamos del 2014 con la intención de ampliar la pista de nuestro aeropuerto Hermanos Ameijeiras e iluminarla, para que siempre, a cualquier hora lleguen los aviones y el desarrollo.

El centro histórico de la ciudad de Las Tunas está ahí, guardando lo que le quedó después de viejos incendios independentistas, yo diría que lo cambiamos mucho, y  está nuevo, totalmente renovado, y no tan antiguo.

Mirar el año que se va desde Las Tunas me deja ver el  poblado de Omaja, con 100 años de vida, y  ahora con un acueducto rural, que lleva agua a sus pobladores un siglo después.

Recursos Hidráulicos mueve  las “venas de la ciudad capital” y un poco más allá para eliminar las tuberías metálicas y poner mangueras negras, que deben servir 50 años más, también dejan huellas de su paso para llegar a la profundidad.

El  cambio mayor está hacia lo interno de las personas, testigos de lo que pasa cada día. Admiro las que emprendieron negocios y proyectos fuera del sector estatal y más allá de lo institucionalmente organizado.

Celebro la  osadía de llevar proyectos  con una mirada ciudadana, nueva, con la pretensión de cambios físicos, espirituales y de nivel de vida.

Las misiones internacionalistas de los profesionales de la salud, educación, agricultura, la pesca y otras nos enseñaron a vivir entre despedidas, regresos y esperanzas de prosperidad. Sin olvidar a las y los  que se fueron para siempre, o están de paso por ahí.

Veinte tuneros, hombres todos, recibirán el 2015 combatiendo al Ébola en las tierras africanas de Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry y desde aquí queremos que regresen pronto y vivos.

El  pasado 17 de diciembre supimos que volvieron los héroes Ramón, Antonio, y Gerardo, luego de un largo encierro en cárceles estadounidenses. La noticia llegó como buenas nuevas a quienes en esta tierra amamos la libertad y al ser humano.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-Estados Unidas, anunciadas el mismo día, restituyó en la provincia  esperanzas de poder refundar puertos, y otras inversiones.

Despedir el 2014 es en realidad un desafío, como el de los  especialistas de la  Estación Biológica de Monte Cabanigúan, que hacen tronco a tronco un camino  retando al humedal, buscan tener un embarcadero final para navegar hasta el criadero de cocodrilos americanos.

Biólogas, técnicos, y expertos saben  que la zona será un paraíso turístico de naturaleza, virgen para explotar y quieren participar del proyecto.

Otra vez lo digo: todo cambió en Las Tunas,  estamos viviendo tiempos de cambio.

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Adalys Ray Haynes

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación, Universidad de La Habana. Se inició como reportera en Radio Victoria. Fue Jefa de Redacción y subdirectora del Sistema Informativo de la Radio en la provincia de Las Tunas. Presidenta de la delegación de la Unión de Periodistas de Cuba en Las Tunas. @adalyssr

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho × 7 =