Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Historia > 1956: Masacre en la noche de Pascuas

1956: Masacre en la noche de Pascuas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Leonardo Pupo Pupo
Agencia Cubana de Noticias

Las tradicionales celebraciones por el Día de Pascuas de varias familias orientales se convirtieron en un infierno en diciembre de 1956, cuando un grupo de jóvenes fue víctima de una despiadada masacre cometida por la dictadura que sometía al pueblo cubano.

Una ola de horror enlutó a decenas de madres, quienes perdieron a sus seres queridos en medio de jornadas manchadas con sangre de manos de sicarios, bajo la pupila del sanguinario coronel Fermín Cowley Gallegos, entonces jefe del Regimiento Militar de Holguín.

Corrían los días posteriores al histórico desembarco del yate Granma, cuando en el norte oriental de la Isla comenzó una brutal represión contra los opositores de la tiranía de Fulgencio Batista, que intentaba detener de esa manera el espíritu de rebeldía de jóvenes opuestos a sus sanguinarios y continuos actos criminales.

Como consecuencia de los asesinatos y las barbaries cometidas entonces, fueron segadas las vidas de valerosos  revolucionarios, en su mayoría miembros del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) y del Partido Socialista Popular, con el propósito de desarticular esas dos organizaciones de resistencia a la dictadura.

El crimen de las Pascuas Sangrientas pretendió aterrorizar a la población de las actuales provincias de Holguín y Las Tunas, cuyas víctimas fueron sacadas de sus casas para luego aparecer ahorcadas o baleadas en varios puntos de la geografía oriental.

Con el nombre de Operación Regalo de Navidad, la masacre comenzó el día 23 en la zona de Nicaro, perteneciente actualmente al municipio de Mayarí, donde Rafael Orejón resultó el primero en inscribir su nombre en el martirologio cubano, el cual integrarían sucesivamente otros 22 de sus compañeros.

Pedro Díaz Coello, Jesús Feliú Leyva, Thelmo Esperance, Luis Peña, Loynaz Hechavarría, William Aguilera, Gilberto González, Héctor Infante, José Mendoza, Armando Guzmán y Antonio Concepción fueron algunos de los jóvenes ultimados en aquellas fechas, recordadas cada año con profundo dolor.

En Las Tunas, el propio día 25 fueron vilmente asesinados Aquiles Espinosa y Pelayo Cusidó.

Pero la estrategia de sembrar el terror en la población nunca fructificó y el máximo responsable de tales asesinatos pagaría sus crímenes el 23 de noviembre del año siguiente en Holguín, a manos de un comando del M-26-7.

Con la sangre derramada por esos jóvenes en diciembre de 1956, se escribió otra valerosa página en la historia de la Revolución Cubana.

Transcurridos 58 años desde entonces, aún permanecen en la memoria y en el recuerdo del pueblo de Cuba, aquellas jornadas de horror que estremecieron el sentimientos de rebeldía de quienes se enfrentaron a las crueldades del sanguinario régimen de Fulgencio Batista.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × = 25