Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Herencia y tradición en ciudades patrimoniales cubanas

Herencia y tradición en ciudades patrimoniales cubanas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Trinidad

Trinidad es una de las herencias y tradición entre las ciudades patrimoniales cubanas.

Luz Marina Fornieles
Agencia Cubana de Noticias

Cuba ha apostado en materia turística por un desarrollo sustentable con total respeto a la privilegiada herencia legada por la naturaleza y nuestros antepasados.

Las aguas cristalinas del Mar Caribe que bañan sus costas, el verdor de su vegetación, la autenticidad de sus raíces más autóctonas, los  más altos exponentes de la cultura, la rica e inagotable historia, los logros del deporte y la salud; la exquisitez culinaria, su diversidad arquitectónica y el reconocido don hospitalario de sus gentes, sumados todos de conjunto, devienen una simbiosis perfecta, esa misma que resulta una oferta turística única e irrepetible.

Cuando se pondera el potencial turístico de Cuba y sus ventajas competitivas, tal afirmación parte del hecho de hacer referencia a un destino caribeño de sol y playa; pero que también posee una gran multiplicidad de valores naturales y patrimoniales.

La magia de las ciudades cubanas impacta, precisamente, por su diversidad arquitectónica; un abanico de estilos constructivos de más de cinco siglos con edificaciones que van desde lo colonial, pre-barroco. hasta el movimiento postmoderno y moderno.

Algunas de esas urbes exhiben un trazado casi perfecto, mientras otras se presentan cual misteriosos laberintos.

Desde el mar enormes fortalezas dan la bienvenida; y ya desandando por la calles, a pie, tendrán los viajeros la visión de la vitalidad, amén del bullicio habitual, de sus avenidas de adoquines, empedradas o asfaltadas; en sus columnas, balcones, arcos, balaustradas,  en las construcciones de diferentes estilos.

Todos esos  detalles harán de cada espacio un punto para una foto, o simplemente para detenerse ante tanta belleza conservada.

Es un viaje a un pasado enriquecedor, donde cada piedra y cada inmueble tienen mucho que contar, muchos secretos que develar.

Dado el magnetismo de las ciudades de la Isla marcadas por el paso del tiempo, el Ministerio de Turismo y sus cadenas ponderan ese producto.

Por ello devienen muy apreciados los circuitos por  La Habana, Remedios, Cienfuegos, Trinidad, Camagüey, Bayamo, Santiago de Cuba y Baracoa.

Tales periplos respaldan las credenciales de la nación antillana como una  tierra de evidentes contrastes; de gente agradable, culta e ingeniosa, que disfruta del don de saber compartir su alegría y agradar a cuantos la conocen, que preserva ciudades museos con extraordinarios encantos, como son Trinidad, Cienfuegos y La Habana,  declaradas por la UNESCO Patrimonios Culturales de la Humanidad.

Capital de la República de Cuba desde hace más de cuatro siglos, La Habana es considerada un enclave privilegiado para las comunicaciones y el comercio; hoy, el centro administrativo, político, cultural y científico del país, y que con realeza va acumula 495 años de instaurada.

Resume, Cienfuegos, al centro-sur, por su parte,  la impronta de las familias francesas en el perfecto trazado rectilíneo de sus calles. La elegancia de sus edificaciones  ha contribuido a su apelativo de la Perla del Sur o Linda Ciudad del Mar.

Llamada por muchos la Ciudad Museo de Cuba, Trinidad, con 500 años, se nos presenta como detenida en el tiempo y rodeada de edificaciones centenarias, ocupadas hoy por atractivos museos.

Le sigue los pasos, la oriental Camagüey, nacida hacia 1515 y aún dueña de sorprendentes plazas, iglesias y arterias típicas que invitan a ser caminadas.

Más allá, hacia el Oriente de la Isla, se alza majestuosa Santiago de Cuba, la más caribeña de las localidades antillanas y testigo del nacimiento del son, ese ritmo que ha marcado la impronta musical dentro y fuera de sus fronteras.

Son muchos quienes llegan a Cuba atraídos por su rico acervo cultural y la prominencia alcanzada por algunas de sus más encumbradas figuras; por sus ciudades y sitios patrimoniales; por la excelencia de su cocina, su música y compás inconfundibles.

A Bayamo, Monumento Nacional, se le conoce como la cuna de la nacionalidad por poseer un considerable patrimonio histórico y cultural; en tanto a Baracoa, la primogénita, nadie le disputa la condición de la Primera Villa, fundada por los colonizadores españoles.

Esas son ciudades que quedan para siempre en la memoria. Se erigen ellas por sí mismas en fuertes imanes para los viajeros que escogen a la ínsula, como su destino, por los encantos del país y su pueblo, tales como cultura, historia, salud, naturaleza, seguridad, hospitalidad,  calidad y urbes marcadas favorablemente por el tiempo y sus disímiles valores patrimoniales.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


2 + = once