Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Educación > Escuela especial Alberto Arcos Luque, un pilar en la formación integral de los alumnos

Escuela especial Alberto Arcos Luque, un pilar en la formación integral de los alumnos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
En este centro docente se enseñan, a la par, docencia y valores.

En este centro docente se enseñan, a la par, docencia y valores. /Foto Yaciel Peña.

Las Tunas.- En 1983 fue fundada la Escuela especial Alberto Arcos Luque, en la zona rural de Potosí, con el fin de atender a niños con alteraciones en su comportamiento.

Seis años más tarde, el 17 de diciembre de 1989 se traslada para el lugar que ocupa actualmente, una majestuosa edificación en la circunvalación sur de esta ciudad cabecera, donde estudian doce alumnos, cinco hembras y el resto varones, de los diferentes municipios de Las Tunas.

Allí son atendidos por docentes y especialistas, entre ellos sicólogos, logopedas, médicos y otros que en cada jornada derrochan amor y entrega, con el fin de transformar el modo de actuar de los estudiantes y reinsertarlos al seno familiar.

El sicoterapeuta Rafael Reyes Labrada, con varios años de experiencia en esta profesión, afirma que cada tres meses se les hace una evaluación de su conducta en la escuela, el seno familiar y la comunidad.

“Nos acercamos a las zonas de residencia, a las casas de los estudiantes para orientar a la familia y la comunidad sobre las cuestiones en las que deben trabajar con el estudiante”.

Explicó que principalmente en aquellos aspectos en los que el estudiante tiene problemas, tomando como base las cosas que está haciendo bien “por ejemplo a través del deporte, la cultura se trabaje en función de que mejore su comportamiento”.

“Las estadísticas de los diferentes cursos nos dicen que la escuela le sirve mucho a este proceso de reformación de la personalidad de los estudiantes”.

Ubicada en una pequeña elevación que la distingue fácilmente desde la carretera, la escuela especial dispone de un sistema interno, con pase cada once días a los hogares y se rige por el programa general para las enseñanzas primaria y secundaria.

Además tiene habilitados talleres de peluquería, confecciones textiles, carpintería y técnica básica agropecuaria, lo cual contribuye a la formación de valores en los estudiantes, que tienen entre 10 y 16 años de edad.

Uno de los más pequeños es Chayanne Rodríguez Castillo, quien asegura que le gusta la escuela, mantiene buena disciplina y aquí ha aprendido muchas cosas como “respetar a mis maestros, cuidar la base material de estudio y además me gustan las asignaturas de Historia, Ciencias naturales y Educación cívica”.

Entre las más grandecitas está Arletis Núñez Carralero, quien afirma “aquí he aprendido buenos modales, como comportarme en mi casa, a estudiar”.

Otro de pequeña estatura, Yoanni Maceo Peña coincide con sus compañeros y agrega que le gusta el deporte “la pelota, fútbol, el voleibol”.

En cada jornada el colectivo de trabajadores de la escuela siente el orgullo de contribuir a transformar la conducta de los estudiantes y prepararlos para que puedan convivir en el medio social de su familia.

/edc/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Edelmis Cruz Rodríguez

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Como reportera atiende los temas de la Construcción y las organizaciones sociales, fundamentalmente. Es constante en el trabajo diario como una de sus características principales. Le gusta trabajar los temas de la mujer y los colectivos laborales en la base. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @EdelmisCruz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 − = dos