Las Tunas, Cuba. Lunes 20 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > El indeseable marabú: ¿otra fuente de energía renovable?

El indeseable marabú: ¿otra fuente de energía renovable?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

MarabúAndy Hernández Nieves
Agencia Cubana de Noticias

La eficiencia energética de la industria azucarera constituye una de las mayores potencialidades con que cuenta Cuba para la generación y entrega de electricidad al sistema de energía eléctrica nacional.

Pero insuficiencias en el sector atentan contra el pleno funcionamiento de programas de ese tipo.

Durante la mayor parte del año las plantas eléctricas de los centrales están paralizadas principalmente porla falta de combustible, problemática de posible solución con el aprovechamiento de la biomasa del marabú, la cual abunda en todo el país.

Actualmente los ingenios producen electricidad para su consumo, y entregan pequeñas cantidades a la red nacional, sin embargo, la gestión solo se realiza en tiempo de zafra, la cual abarca alrededor de cuatro a cinco meses al año, en dependencia de factores como las inclemencias del tiempo.

Estas fábricas obtienen el bagazo de caña de la materia prima que procesan, y constituye un combustible imprescindible para su operación, pero posee un valor calórico inferior al del marabú, por lo cual el empleo de este arbusto contribuiría de forma más factible a la generación de energía eléctrica.

El uso del marabú como biocombustible implica gastos en la maquinaria necesaria para el corte del arbusto, la transportación hacia las industrias y la fuerza de trabajo, sin embargo resultaría viable en términos económicos si se compara con el petróleo.

Argumentos como estos se corroboraron en una investigación del grupo Azcuba al Central Azucarero Ignacio Agramonte, del municipio de Florida, en la provincia de Camagüey, donde se trabaja por sustituir el fuel oíl -el combustible más pesado de los que se pueden destilar a presión atmosférica-, por biomasa.

Los trabajadores se empeñaron en generar electricidad con material biológico, para reducir el costo de producción del azúcar refino, proteger el entorno, y  a su vez limpiar áreas que pertenecen al fondo de tierra reservado para el cultivo de la caña de azúcar.

También constituyó un incentivo laboral, el hecho de que alrededor del 32 por ciento de los suelos destinados para las producciones cañeras en el citado ingenio, emplazado en áreas cercanas al citado central, se hallan cubiertos por marabú.

Según los investigadores de Azcuba, la práctica demostró que aunque se consume más marabú que fuel oil en la producción de una tonelada de azúcar refino, la sustitución implica el ahorro de más de 300 pesos libremente convertibles en la generación de cerca de 223 kilowatt por tonelada de marabú.

No obstante, en la contienda 2013-2014 de las 11 mil toneladas de biomasa procesadas en el central, solo 78 fueron de marabú, debido a dificultades de los proveedores de la planta cifras que evidencian la necesidad de ganar en seriedad y disciplina en esta labor.

La utilización de la biomasa marabú, en la industria azucarera, tiene una gran importancia tanto en lo económico como en el cuidado del medio ambiente, pues el fuel oil empleado posee alto contenido de dióxido de carbono y azufre, siendo perjudicial para la salud humana y la atmósfera.

En tanto, el marabú es un arbusto dañino que se propaga con facilidad en terrenos ganaderos y cultivables, afectando las áreas de pastos y de producción agrícola, el cual en ocasiones forma capas impenetrables, que alcanzan hasta dos metros o más de altura.

Por eso, ya es hora de que Cuba con estudios e investigaciones sobre las posibilidades de fuentes renovables de energía en su territorio, enfile caminos hacia su explotación.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno × = 2