Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Educación > Educadores de Las Tunas, ejemplo en la docencia médica

Educadores de Las Tunas, ejemplo en la docencia médica

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Educadores de Las Tunas, ejemplo en la docencia médica

Heberto (I) y Enrique, dos educadores destacados en la docencia médica en Las Tunas.

Las Tunas.- Los educadores son dueños de una de las tareas más útiles de la sociedad. Igual ocurre con los profesionales de la salud. Por tanto, unir ambas especialidades es gratificante para todos y genera satisfacción en quienes dedican sus días a formar médicos, enfermeros, estomatólogos y tecnólogos.

Así ocurre a dos tuneros, quienes a propósito del Día del Educador, este 22 de diciembre, recibieron de la Federación Estudiantil Universitaria el reconocimiento Tiza de oro que se otorga a docentes con probada calidad en sus clases.

Uno de ellos es el doctor Heberto Rafael Bravo Hernández, quien comenzó a estudiar la carrera de Medicina en septiembre de 1984 y, luego de graduarse, decidió que se quedaría a formar a futuros colegas.

Más de dos décadas después rememora esos tiempos. “Estando en el preuniversitario se funda por el Comandante en Jefe, Fidel Castro, el primer contingente Carlos Juan Finlay para fortalecer la enseñanza de la Medicina y para mí fue determinante pues cambié la vocación ya que quería estudiar Cibernética”.

Ahora es profesor de los alumnos que cursan los primeros años de la carrera, a los que imparte Histología y se enorgullece por trabajar en el mismo sitio en el que estudió.

“Tengo sentimientos compartidos, de mucha emoción, porque cuando camino por los pasillos encuentro muchos recuerdos de mi etapa estudiantil. Participé en la construcción del centro y he visto crecer a muchas generaciones, algunos de los cuales hoy son especialistas y esas cosas me motivan mucho”.

Cuando se encuentra a quienes fueron sus alumnos y actualmente son colegas, percibe mucha gratitud.

“Es que muchos de ellos se acercan a uno para saludar con afecto y gratitud; y eso es un estímulo para seguir trabajando mejor cada día porque hay personas que me siguen los pasos y que se acuerdan de las enseñanzas que les di, no solo de la instrucción sino de los consejos para la vida”.

Tras más de dos décadas de experiencia considera importante enseñar a los futuros profesionales y atender directamente a los pacientes, aunque tiene una preferencia.

“Siempre me gustó la parte de enseñar, de formar las futuras generaciones y he tenido la posibilidad de combinar las dos cosas, incluso fuera del país, en Timor Leste. He dado asistencia y docencia al mismo tiempo y ha sido gratificante. Pero, siempre me ha gustado más ser docente”.

Y siente que sembró en su familia la semilla infinita de bondad y ética que caracteriza a los médicos cubanos.

“Tengo dos hijas y la mayor está estudiando segundo año de Estomatología. Prácticamente ha sido una educación con el ejemplo, lo que ha visto hacer todos los días, con el esfuerzo sistemático. Se empeña en seguir mis pasos, destacándose siempre. Es el ejemplo vivo de lo que ha visto hacer”.

Otro médico de Las Tunas ha formado a los profesionales de la salud del territorio, durante más de 30 años, y siente enorme satisfacción por su obra como educador.

El Departamento de Ciencias Básicas Biomédicas de la Universidad de Ciencias Médicas Zoilo Marinello Vidaurreta recibe cada día al doctor Enrique Santiesteban Leyva, quien imparte esas especialidades a los alumnos que se forman en las diferentes carreras de la salud.

“Realmente, después de 30 años, cuando recuerdo los inicios, sobresale el entusiasmo de la tarea que enfrentaba como docente, los primeros alumnos, el temor de la inexperiencia y el deseo de comenzar a revertir en la sociedad lo que nos había dado a nosotros”.

Durante esas tres décadas, ha sentido transformaciones en su forma de educar.

“Cuando vamos ganando en experiencia, vamos ganando en confianza y en conocimientos, vamos aprendiendo de nuestros alumnos porque el proceso docente es un binomio en el que el profesor enseña al alumno y el alumno enseña al profesor”.

Cuando le pregunto por la cantidad de estudiantes que han pasado por sus aulas, a Enrique la cifra se le pierde en la memoria pero rápidamente halla la respuesta.

“En estos 30 años, hemos impartido docencia a estudiantes de Medicina; pero, fui profesor de los primeros estomatólogos que se formaron en la provincia de Las Tunas y de los primeros Licenciados en Enfermería. Excepto cuatro años que estuve en la República Bolivariana de Venezuela, todo el tiempo restante he sido profesor en este centro”.

Encuentra en sus estudiantes un reconocimiento que lo compromete a seguir en la docencia médica.

“El sentimiento que prima es el de respeto. Excepcionalmente algún alumno me llama por el nombre. Siempre me dicen profesor. Y eso lo interpreto como señal de respeto y agradecimiento. Me proporciona mucha satisfacción llegar al hospital con algún problema de salud mío o de la familia y ver la ética y calidad de mis ex alumnos, médicos con valores humanos y una gran calidad técnica”.

Abandonar la docencia nunca ha estado en los planes del reconocido profesor.

“Creo que no lo haría nunca. La docencia médica me ha dado muchas satisfacciones. Primero, la del deber cumplido. Y la de haber puesto un granito de arena en una de las esferas que más prestigio le ha dado a Cuba a nivel internacional. Por ejemplo, en estos momentos hay en África parte de nuestro esfuerzo porque en los médicos que están luchan do contra el Virus del Ébola, hay parte de esta institución”.

Los días de Heberto Rafael Bravo Hernández y Enrique Santiesteban Leyva son prácticamente iguales desde hace mucho tiempo; pero, no se quejan. Al contrario, disfrutan enormemente su condición de educadores, que los ha hecho grandes en la calidad de nuestros profesionales de la salud, y también como personas porque en Las Tunas se les quiere y se les admira con gratitud.

No hay premio mayor que ese para quienes han dedicado una buena parte de su vida a la noble tarea de enseñar.

/mdn/

 

Lea más:

Aulas diferentes para futuros profesionales de la salud

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + 7 =