Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Rafael Martínez: la ofrenda de una vida

Rafael Martínez: la ofrenda de una vida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- A finales de noviembre de 1958, el joven Rafael (Felo) Martínez Martínez, de la oriental provincia de Las Tunas se presentó en la Comandancia del Ejército Rebelde de San Joaquín, en el actual municipio de Majibacoa, para plantearle al mando  la posibilidad de despojar de las armas a unos guardias de Batista.

La misión quedó fijada para el nueve de diciembre, y en ella, además de Felo, participaban su hermano Rolando, Isidro Domínguez López  y otro compañero de apellido Hidalgo.

El plan

El combatiente de la Revolución cubana, Laudelio Reyes cuenta que “frente al Hotel Ferroviario de Las Tunas estaba el Bar de Romilio, que era también un prostíbulo. Felo tenía chequeado a dos casquitos que acudían allí habitualmente y planeó la posibilidad de despojarlos de las armas. Ese día, cuando llegaron se encontraron con que en el local había seis o siete esbirros. Felo pensó en abortar la operación y él y Tite (Isidro) se dirigieron a la barra para pedir algo de tomar y después marcarse sin llamar la atención”.

“Desde que entraron al bar, la cosa se puso mala, pues la operación había sido delatada por un chivato conocido por El Moro.  Rafael e Isidro fueron encañonados por los esbirros.  En ese momento, sus compañeros que estaban entrando, abrieron fuego sobre los uniformados. En medio del tiroteo, Felo cayó herido en el vientre y sobre él cayó también herido Isidro con un tiro debajo de la clavícula. Entonces, los batistianos salen para perseguir a Rolando e Hidalgo.  Isidro aprovecha para escapar”.

El asesinato

“Cuando llegaron los refuerzos de la capitanía, un sicario, al que le decían “Agua de Coco” identificó a Rafael Martínez Martínez y después de  humillarlo, allí en el suelo, lo remató con una ráfaga de su metralleta. El cuerpo de Felo, fue tirado en una cuneta cercana al cementerio, donde lo encontró su padre. Incluso, el entierro hubo que adelantarlo porque se decía que iba a ser reprimido por el ejército”.

En el recuerdo

En el parquecito de La Arboleda, frente al Hotel Ferroviario de la ciudad de Las Tunas, una tarja recuerda la muerte de Rafael Martínez Martínez, aquel joven que ofrendó su sangre  a la independencia de la patria, el 9 de diciembre de 1958.

Nació el 1 de junio de 1927 en la ciudad de Las Tunas. Felo, pudo estudiar hasta alcanzar el tercer grado en una escuelita particular y desde los 16 años trabajó de ayudante de chofer. De filiación ortodoxa, era de carácter afable pero firme en sus convicciones. Repudiaba al régimen tiránico, lo cual lo llevó a ingresar al Movimiento 26 de Julio y aprovechaba las posibilidades que su trabajo le brindaba para realizar múltiples misiones.

/ymp/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


tres + 8 =