Lecturas

Huella y memoria de Antonio Maceo

MaceowebLas Tunas.- La historia cubana tiene en sus memorias la fortaleza del Mayor General Antonio Maceo quien como bien dijo en una ocasión José Martí “… Maceo no deja frase rota, ni usa voz impura, ni vacila cuando lo parece, sino que tantea su tema o su hombre. Ni hincha la palabra nunca, ni la deja de la rienda”.

El también denominado Titán de Bronce fue un maestro en el empleo de la táctica militar, un combatiente por excelencia y jefe de elevado prestigio, que se incorporó a la Guerra del 68 dos días después de comenzada, el 12 de octubre, en Majaguabo, junto a sus hermanos José y Justo Maceo.

Sobresalió por su ímpetu y bravura que bien supo demostrar en 1878 cuando con su potente pensamiento dio respuesta contundente que no estaba de acuerdo con el pacto firmado antes quienes gestaban el conocido Pacto del Zanjón tras librar los victoriosos combates de Llanada de Juan Mulato y San Ulpiano.

Más de una veintena de cicatrices eran testigos de los combates en los que participó al frente de una tropa que veían en él el ejemplo a seguir, un heredero del coraje de su madre Mariana Grajales Coello.

Durante su vida como militar ocupó el cargo de jefe de la guarnición de Tegucigalpa, fue nombrado jefe suplente del Tribunal Supremo de Guerra y desde 1893 comenzó a colaborar con José Martí en lo que posteriormente se conocería como el Plan Fernandina y posteriormente en la Guerra del 95.

Así en su afán de liberar a esta isla, el lugarteniente general del Ejército Libertador por la Asamblea Constituyente de Jimaguayú, fue mortalmente herido el siete de diciembre de 1896 en San Pedro, provincia de La Habana.

Hoy los restos del segundo jefe del Ejército Libertador de Cuba descansan en el Mausoleo de El Cacahual junto a su ayudante Panchito Gómez Toro, quien entregó su vida por salvar el cuerpo ya sin espíritu del Titán de Bronce.

/ymp/

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


siete − = 4