Rosa, una vida forjada a pie de obra

Rosa Irarragorri Gil
Rosa Irarragorri Gil

Las Tunas.- Las plantas de producción de elementos prefabricados fueron testigos  de sus primeros vínculos con la construcción, en el año 1989.
De esa manera, la tunera Rosa Irarragorri Gil inició sus primeros pasos como ingeniera civil en un sector vital para el desarrollo del país.
Esta mujer, que resalta por ser natural, entusiasta y emprendedora,   nunca ha podido separarse de la construcción, en la que ha forjado su vida profesional.
“Comencé trabajando en obras priorizadas que tenían que ver con el programa de la vivienda y en otras tareas específicas de la Revolución”.
Años más tarde se trasladó a la Empresa de producciones metálicas, Duralmet, a laborar en la parte comercial, también en respuesta  a  programas de la Revolución.
“En aquel entonces era la Batalla de ideas y todo lo que tenía que ver con obras de salud, educación y otros sectores priorizados, a los cuales se les dio respuesta en aquel momento”·
En el año 2011 mientras se desempeñaba en este centro se le presentó la oportunidad de brindar su aporte en la hermana República bolivariana de Venezuela, a través de la Misión vivienda.
“Estuve colaborando en diferentes obras que tenían que ver con el programa impulsado por el Comandante Hugo Chávez para los más necesitados, asistiendo desde el punto de vista técnico a pie de obra”.
Desde hace unos meses Rosa, conocida cariñosamente por Luly, labora en la Empresa de Diseño e Ingeniería, Crever.
“Crever es una empresa que produce y vende proyectos, trabajo en la parte comercial en lo relacionado con la contratación, es decir los proyectos de las obras que se realizan en diferentes provincias del país”.
A esta profesional, los años que lleva en la construcción la hacen sentirse muy feliz.
“Me siento muy bien, realizada como profesional y entre mis proyectos está continuar en esta empresa por el sistema de trabajo que me hace sentir parte de ella”.
El hecho de haber transitado por varias empresas, le han aportado mucho a su crecimiento profesional.
“Tengo que agradecer a todos aquellos compañeros de prefabricado y  Duralmet la posibilidad de desarrollarme, de adquirir métodos y estilos de trabajo y de dirección, me siento muy satisfecha de lo que soy gracias al apoyo y a mi interés personal de llevar a cabo las tareas encomendadas”.
Los 24 años que lleva la ingeniera Rosa Irarragorri Gil en la construcción la hacen enamorarse cada día más de este sector, que un día la cautivó y al cual no ha podido renunciar jamás.
/ymp/
 

Artículos relacionados

Zenaida Ávila Pérez: “si volviera a nacer, sería maestra”

Claudia Pérez Navarro

Yasenia Tamayo: “El béisbol es mi vida”

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Adela Peña: «Gracias por pensar en mí»

Ada Cristina Higuera Tur

Escribir Comentario