Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > Un tesoro escondido a plena vista

Un tesoro escondido a plena vista

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Un tesoro escondido a plena vistaLas Tunas.- Entre los escombros de negativas prácticas y concepciones, Cuba se abre paso hacia una nueva política del reciclaje, en busca de un desarrollo económico y ecológicamente sostenible, y propiciatorio, por tanto, de mayor calidad de vida para su población.

Y es que los desechos de materias primas reutilizables constituyen un verdadero tesoro, frecuentemente ignorado, a pesar de hallarse dondequiera y a la vista de todos.

En cualquier sitio hay montones de hierros viejos que obstaculizan el paso o el provechoso uso del terreno, además de servir como refugio a ratones y otros vectores enemigos de la salud humana y ambiental.

Un claro ejemplo de la importancia del reciclaje lo ofrece la Empresa de Aceros Inoxidables (Acinox) de Las Tunas, al procesar diariamente unas 600 toneladas de chatarra para producir palanquillas y barras corrugadas, que se destinan a la exportación y a programas tan altamente priorizados como la construcción de viviendas, hospitales, escuelas, industrias, centros turísticos y otras instalaciones económicas y sociales.

El empleo de esa cantidad de desechos recuperados, en sustitución de las materias primas originales, le permite a dicha planta siderúrgica  ahorrar en cada jornada 385 mil 200 kilowatts/hora (KWh), energía eléctrica suficiente para abastecer, durante todo un mes, a dos mil 130 núcleos familiares.

Pero el uso de chatarra ferrosa también le posibilita a Acinox dejar de quemar a diario un gran volumen de petróleo, recurso cada vez más caro y deficitario, a la vez que muy contaminante.

En Las Tunas , se muestran las ventajas que reportan la recuperación y el procesamiento de los desperdicios de papel, por ser esta una de las provincias más deforestadas y la de menor promedio lluvioso  en Cuba.

Cada tonelada de esos residuos evita la tala de 31 árboles, economiza 26 mil litros de agua y un 65 por ciento de energía, al tiempo que ayuda a disminuir considerablemente la contaminación hídrica y atmosférica.

Sin embargo, aún en Las Tunas no existe una clara percepción de esta realidad, y eso se refleja en el hecho de que las entidades estatales, generadoras de la gran mayoría de los desechos reutilizables, solo aportan un 20 por ciento al programa de recuperación.

Para poner las cosas en su lugar, defender la economía de la nación y preservar la calidad del medio ambiente, en 2012 el gobierno cubano aprobó una nueva política de reciclaje que continuará implementándose, gradualmente, hasta convertirse en ley, en los próximos dos años.

Es una estrategia que responde a los acuerdos adoptados en abril de 2011 por el Sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), y busca aumentar el reciclamiento y el valor agregado de los productos que se recuperen, a un menor costo económico y ecológico.

Por esa vía se favorece, igualmente, la sustitución de importaciones y el incremento de los fondos exportables, y se promueve una cultura de la población hacia el reciclaje, pues el tema formará parte de los programas de estudio en todos los niveles del sistema nacional de Educación.  

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × = 45