Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Santiago de Cuba se vistió de verde olivo

Santiago de Cuba se vistió de verde olivo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Santiago de Cuba se vistió de verde olivo

El viejo caserón de la policía en Santiago de Cuba arde por los cocteles molotov arrojados por los integrantes del Movimiento 26 de Julio que apoyaron el desembarco del yate Granma.

Como narró Vilma EspínFrank País estuvo con Fidel Castro en México en agosto y en octubre de 1956. En la última reunión, Fidel nombra a Frank País, jefe nacional de acción y a propuesta de Frank, se toma la decisión de preparar una fuerte acción insurreccional armada en la ciudad heroica, Santiago de Cuba, acompañada de acciones diversas en varios puntos de Oriente y otros lugares del país donde fuera posible.

Tras haber recibido el telegrama remitido desde México “Obra pedida agotada” enviado a la dirección de Arturo Duque de Estrada, el 28 de noviembre, Frank País había definido en una reunión con los jefes de grupo el objetivo de la acción: inmovilizar al ejército en Santiago de Cuba hasta que Fidel y los hombres del yate Granma desembarcaran.

En la mañana del día 29 se precisaron fecha y hora: el día siguiente, a partir de las 7.00 de la mañana. El 30 de noviembre de 1956 la ciudad heroica amaneció vestida de verde olivo, el uniforme que por primera vez usaban los soldados de la Revolución.

Nunca antes en la historia del país, una ciudad cooperó, unánime y enardecida, en un levantamiento revolucionario como lo hizo la entonces capital de Oriente.

El ejército de Fulgencio Batista se vio asediado tanto por las balas de los rebeldes, como por el ojo avizor de la población, que informaba a los revolucionarios de cualquier movimiento de los uniformados.

El propio Frank relataría después, en apretada y modesta síntesis, lo ocurrido en Santiago de Cuba aquel 30 de noviembre memorable e histórico.

Baire, Puerto Padre y el central Ermita, también fueron escenario de acciones revolucionarias durante la hornada insurreccional de hace 58 años. Aunque no logró coincidir con el desembarco del Granma, como era el propósito, el levantamiento popular del 30 de noviembre en Santiago de Cuba, constituyó una victoria política indiscutible del Movimiento 26 de Julio.

El alzamiento se convertía en un puente histórico entre el asalto al cuartel Moncada y el  Granma. En la acción perdieron la vida Pepito Tey, Otto Parellada y Tony Alomá, soldados infatigables de la Patria, quienes probaron, con su caída en combate, que para el revolucionario legítimo, la muerte no es más que una forma de lucha, una prolongación y un triunfo de la vida.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno × 4 =