Las Tunas, Cuba. Lunes 25 de Septiembre de 2017
Home > Las Tunas > ¿Por qué un busto de Capdevila en Las Tunas?

¿Por qué un busto de Capdevila en Las Tunas?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Por qué un busto de Capdevila en Las TunasLas Tunas.- El develamiento de un busto de Federico Capdevila, el 27 de noviembre de 1956 devino un acto de rebeldía de los jóvenes de la oriental ciudad de Las Tunas contra el gobierno de Batista. Tiempo 21 conversó con uno de sus protagonistas, el combatiente de la Revolución cubana, Laudelio Reyes Gutiérrez, quien participó activamente en la materialización del proyecto.

¿Cómo surgió la iniciativa de erigir un busto de Capdevila en Las Tunas?

“Debemos hacer algunas aclaraciones, pues se piensa que el busto a Federico Capdevila fue una obra de la masonería. Yo no voy a negar eso, porque ciertamente lo fue. Pero realmente la iniciativa partió de la juventud masónica de la Logia Soles de Irán, que fue la que realizó todo el trabajo.

Este grupo era un grupo casi totalmente revolucionario formado por unos cuarenta o cincuenta miembros. Y cuando triunfó la Revolución muchos estaban muertos, se habían alzado con los Rebeldes o habían estado luchando en la clandestinidad. Era uno de los centros de más efervescencia  revolucionaria de Las Tunas.

Los jóvenes se acogían a la Logia masónica por su prestigio. Allí nos reuníamos todos los sábados y uno de los hermanos preparaba algún tema patriótico para discutirlo. Pero no se podía tratar un tema político abiertamente, porque estaba prohibido. Por eso decidimos erigir un busto a Federico Capdevila, porque él representaba la rebeldía contra un sistema”.

¿Cómo recaudaron el dinero?

“Después de que en una de las reuniones de la Logia se acordó poner el busto, nos dimos a la tarea de recaudar los fondos. Dábamos actividades culturales, hacíamos almuerzos y los cobrábamos,  también organizábamos presentaciones en el teatro. Además hacíamos recolectas todos los sábados y de ese modo íbamos engrosando el fondo. También algunas organizaciones nos ayudaron. Por ejemplo, el bronce del busto fue cortesía de la firma comercial Bacardí-Hatuey y se fundió en sus talleres de Santiago de Cuba. Esa fue la parte de la contribución que nos dieron los masones, pero todo el trabajo fue realizado por la juventud masónica”.

¿Cómo se escogió el lugar para colocarlo?

Ya después que teníamos el busto, el problema fue lograr la autorización para colocarlo en la esquina de las calles Vicente García y Francisco Vega, justo al costado de la iglesia católica. Primero porque la iglesia se oponía a que pusiéramos el busto allí. Las autoridades municipales del gobierno llevaron el tema a una sesión del Consejo y aprobaron oficialmente el emplazamiento y fue así como, contra el criterio de la iglesia que pudimos ponerlo en ese lugar”.

¿El  acto de inauguración tuvo repercusión social? 

“Si, organizamos el acto donde participó la dirección nacional de la juventud Masónica y de la Logia Soles de Irán. También estaban presentes la Banda de música, niños de las escuelas y representantes de las logias masónicas de los municipios. Participó mucho público. Las conclusiones del acto las realizó el gran maestro de la logia,  Pedro Osmundo Verdecie Pérez. Pero después de esta actividad oficial, tuvo lugar otra por la noche, que no estaba planificada”.

¿Lo mejor pasó por la noche? 

“Pues,  pasó que un grupo de jóvenes nos reunimos allí y comenzó a llegar gente. Al poco rato ya aquello era un mitin revolucionario. En el mismo busto, Ignacio Martínez, compañero de la Logia, al que le decíamos hiposulfito, fue uno de los primeros que habló. Después subió al pedestal Jesús Suárez Gayol, que estaba en Las Tunas visitando a su novia. Entonces llegó la policía y nos dio palos para disolver la manifestación”.

¿Por qué escogieron la figura de Capdevila para erigir este busto?

“Nosotros siempre aclaramos que escogimos la figura de Capdevila por su justicia, honor y vergüenza en la defensa de los estudiantes de medicina. Como no podíamos poner un busto de Julio Antonio Mella, pusimos el de Capdevila. Pero fue un acto totalmente de protesta de la juventud tunera por los momentos que estábamos viviendo durante la tiranía de Batista. Además, de ese modo rendimos honor a los estudiantes de medicina fusilados por el gobierno español y a su defensor, que fue maestro masón y forma parte de la historia de nuestra patria y de la historia de la masonería en Cuba”.

El busto de Capdevila mide 35 pulgadas de alto por 27 de ancho. Está montado sobre un pedestal de mármol gris, obra del orfebre Nicasio Mensa. El conjunto tiene dos metros y medio de alto desde la base hasta la parte superior. Consta de una placa de bronce con una inscripción alegórica, donada por una firma comercial de la ciudad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 − seis =