Historia

Julito Álvarez: contra la tiranía hay que luchar mucho todavía

Las Tunas.- Cuando salió el sol en en esta ciudad, aquel 25 de noviembre de 1958, Julito Álvarez Rodríguez despertó con la firme decisión de conseguir las armas necesarias para incorporarse al  Ejército rebelde.

Unos días antes se había presentado con su amigo de la infancia,  Waldemar Membrado Rivero, en el campamento del capitán rebelde Walfrido Agüero, donde elaboraron un plan para arrebatarle los fusiles a dos guardias de Fulgencio Batista que visitaban una  casa conocida.

Agüero les ordenó a sus hombres que instruyeran a los jóvenes en el manejo de las armas, a fin de que pudieran llevar a feliz término el cumplimiento de la acción.

Fredesvinda, la madre de Julito, contó que el joven pasó la noche en la casa, pero bien temprano le dijo que tenía que salir. Ella le rogó que se quedara porque a la tiranía le quedaba poco, pero él impaciente contestó: “Que va, mamá, esto va para largo y hay que luchar mucho todavía”.

Con las primeras luces del día, Julito se reunió con Waldemar y juntos partieron hacia el lugar de la misión para observar el movimiento de los guardias. Sobre las 11;00 de la mañana, entraron a la casa y lograron arrebatarles las armas a los casquitos (guardias) y salir. Sin embargo, los militares estaban prevenidos y ante el azoro de los muchachos, hicieron fuego.  Waldemar que iba un poco más rezagado  cayó muerto.

Julito fue perseguido a tiros y asesinado en las cercanías de Palancón. Su madre y sus hermanas escucharon desde la casa los disparos que le arrebataron la vida.

Los cuerpos sin vida de Julito Álvarez Rodríguez y Waldemar Membrado Rivero fueron tirados por los casquitos en un jeep con los pies afuera y exhibidos por toda la ciudad , como trofeo de su crimen. Después los arrojaron en los alrededores del cementerio, pero por gestión de sus familiares lograron velar los cadáveres y colocarles una bandera cubana.

Julio Álvarez Rodríguez, nació en el Macagual, al nordeste de esta ciudad, el 23 de octubre de 1936 en una familia campesina muy humilde. Se incorporó al Movimiento 26 de Julio e inicio la lucha clandestina, inicialmente dirigido por Concepción Rivero.

Waldemar Membrado Rivero nació el 10 de enero de 1939 en Las Tunas. Fue un impulsor de las actividades revolucionarias en el territorio y se relacionó estrechamente con Julio Álvarez.

/mdn/

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Gema Carbonell, una joya de la lucha revolucionaria en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


+ nueve = 15