Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Historia > A 55 años del primer trabajo voluntario masivo en Cuba | El Che y el precepto de predicar con el ejemplo

A 55 años del primer trabajo voluntario masivo en Cuba | El Che y el precepto de predicar con el ejemplo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

A 55 años del primer trabajo voluntario masivo en Cuba | El Che y el precepto de predicar con el ejemploEntre las muchas obras y programas político-ideológicos que con la iniciativa y participación directa del inolvidable Comandante Ernesto Che Guevara se impulsaron en Cuba durante los primeros años de la Revolución triunfante en 1959, figura la realización de los trabajos voluntarios masivos para apoyar diversas tareas socio-económicas. Fue uno de los aportes imperecederos que legó el Guerrillero Heroico al pueblo cubano.

El primero de estos acontecimientos ocurrió el 22  de noviembre de 1959, hace hoy 55 años, en pleno corazón de la oriental Sierra Maestra, en el lugar denominado Caney de las Mercedes, donde se había comenzado a construir una gigantesca escuela para niños de aquella zona serrana que posteriormente se llamaría Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, en honor al comandante que, junto al Che, había sido uno de los principales protagonistas de la lucha guerrillera que condujo al triunfo de la Revolución Cubana.

Dos hombres que tuvieron el privilegio histórico de participar en aquella gigantesca movilización, narraron hace algunos años al periódico La Demajagua digital y a otros medios de difusión masiva de la provincia de Granma, donde está ubicado el Caney de las Mercedes, interesantes anécdotas relacionadas con el hecho.

Son ellos el veterano periodista manzanillero Ramón Sánchez Parra y Walfrido La O Estada, quien fungía en aquella época como secretario del Partido Socialista Popular en la región de Manzanillo.

Ambos testigos precisaban que aunque posteriormente el aniversario del acontecimiento se celebró durante varios años el día 23 de noviembre, ello se debió a que algunos órganos de prensa de aquella época lo dieron a conocer y lo ubicaron un día después de acontecido.

Explicaban que el objetivo del Comandante Ernesto Guevara al convocar aquella movilización de trabajo voluntario tenía un contenido eminentemente ideológico, pues su propósito era contrarrestar la labor contrarrevolucionaria que para confundir y dividir al campesinado realizaban algunos elementos al servicio de la CIA, que pretendían demeritar y desprestigiar la obra de la Revolución en aquella zona montañosa.

Contaban Sánchez Parra y La O Estrada que en la madrugada de aquel domingo día 22 de noviembre, centenares de trabajadores de Manzanillo comenzaron a subirse a los cerca de 50 camiones enviados hacia esa ciudad por el Comandante Manuel Fajardo (Piti), entonces jefe de operaciones en la Sierra Maestra y director de las obras de construcción en la Ciudad Escolar. Estaban encabezados por los obreros del calzado, bautizados como “ejército de tirapiedras” por la forma en que habían participado en las manifestaciones y huelgas durante la tiranía de Fulgencio Batista.

A los manzanilleros se sumaron gran cantidad de trabajadores procedentes de Yara, Campechuela,  Calicito y otros barrios de la región, así como centenares de campesinos que acudieron ese día al Caney de las Mercedes, hasta reunir una movilización calculada en cerca de tres mil personas.

En la labor divulgativa previa a esta gran concentración productiva desempeñó un rol determinante la entonces emisora Radio Manzanillo, “La Voz del Golfo de Guacanayabo”.

Fue importante el apoyo voluntario y masivo que recibió a partir de aquel día y en los fines de semanas subsiguientes la construcción de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, la primera gran obra educacional edificada por la Revolución, que se convirtió en una gran escuela de alumnos internos para educar a miles de niños y jóvenes de aquella zona serrana.

Pero más trascendental fue el ejemplo colectivo y personal que dio el Che sobre la importancia de la unión y el desinterés a la hora de emprender grandes empeños revolucionarios.

Cuentan los testigos que, pese a sus múltiples ocupaciones y responsabilidades en la dirección de la naciente Revolución, desde aquel 22 de noviembre de 1959 hasta el 26 de julio de 1960, cuando se inauguró la primera fase de aquella gigantesca obra educacional, participó habitualmente en las movilizaciones que cada fin de semana se efectuaban para impulsar su edificación.

Una prueba más de la grandeza del hombre que al frente de su guerrilla internacionalista se inmortalizó en Bolivia en octubre de 1967.

Para aquel gigante en obra y pensamiento, convertido en paradigma de millones de hombres y mujeres de todo el mundo, predicar con el ejemplo era un precepto esencial.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Trabajó como reportero en el diario 26, donde fue además, jefe de Redacción y Jefe de Información. Fue reportero de la corresponsalía de la Agencia Cubana de Noticias en la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento a los temas de la agricultura y la salud, entre otros. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 − cuatro =