Las Tunas, Cuba. Viernes 22 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Mongo y su carretera

Mongo y su carretera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

mongo_makibacoaYeisnel Vázquez
yeisnel@rvictoria.icrt.cu

Majibacoa.- En el poblado de Gastón, de este municipio, las personas buscan a Ramón González Acosta cuando quieren conversar un rato y sobre todo conocer de historia local.

Hace pocos días un amigo me sugirió que le pidiera unos minutos de diálogo a Mongo como le dicen cariñosamente y con el pretexto de hablar de la construcción de la Carretera central, obra en la cual trabajó, según sus propias palabras.

Como quiera que al protagonista de este capitulo le encanta leer la prensa diaria pensé que el mejor lugar para encontrarlo sería el estanquillo de Gastón y una mañana temprano salí decidido al encuentro con Mongo y la táctica no falló: en la cola para el periódico estaba, lo salude y le dije; “cuando compre la prensa quisiera conversar con usted”.

La respuesta fue positiva y hasta el parque nos fuimos.

Ramón, me dijeron que usted trabajó en la construcción de la Carretera central.

“En un tramo de ella; desde Calixto hasta Arroyo Muerto”.

¿Cómo era esto antes, cuáles fueron las primeras labores que acometieron?    

“Cuando empezó la Carretera central lo primero que se hizo fue trochas para tumbar la caña porque el espacio que ocupa hoy la vía en aquel entonces eran campos de caña. Entonces se quemó la caña y se tumbó, luego se aró ese espacio con bueyes y después vino una aplanadora para nivelar el terreno. Una vez nivelado el terreno se comenzó a tirar arena con carretas arrastradas por mulos; había un campamento cerca de Blanca Rosa y el de nosotros que radicaba en Arroyo Muerto. La mayoría de los trabajadores eran de nacionalidad española, cubanos trabajamos pocos, al menos en este tramo.

“Por tramos había campamentos, nosotros cuando llegamos hasta Arroyo Muerto ya de ahí en adelante le tocaba a otra brigada”.

¿Qué materiales usaron en la construcción de la carretera? 

“Bueno en el tramo este que fue en el que yo trabajé, se usó arena de río, rocoso de una cantera que había en Calixto donde también funcionaba un molino de piedra, con esa piedra molida y otros áridos como la misma arena se fabricaba el asfalto que llevaría la capa de rodamiento”.

¿El asfalto entonces se hacía ahí mismo en Calixto?

“Sí en Calixto, cerca del almacén de la compañía, ahí mismo estaba la pequeña fábrica de asfalto”.

La compañía que usted dice era la Sugar Company

“No, la Sugar Company era la compañía azucarera que a veces con su dinero se hacía cargo de arreglar algún camino, pero porque le convenía a ellos para el tiro de caña, la carretera ya fue otra cosa, era una obra de más envergadura, de más dinero y complejidad. La compañía que trabajó en la carretera tenía personas que conocían del trabajo, además eso fue una tarea que se acometió bajo el gobierno de Gerardo Machado… El dinero lo puso el gobierno, por su puesto de los fondos públicos, Machado de su bolsillo ahí no puso un peso.

¿En que año se construye la carretera?

“Chico yo la verdad que decirte una fecha exacta como tal no puedo, pero sí te digo que según mis cálculos, analizando el período de gobierno de Machado y otros aspectos, yo le he dicho a mucha gente que en los años 30 del pasado siglo ya estaba casi terminada, le faltaba muy poco”.

¿Qué edad tenía usted cuando trabajó en esta obra?

“Yo tenía en ese momento veintitantos años. Ya tengo 96, saca la cuenta”.

Tras estas palabras Ramón suelta una carcajada picaresca como si esa época le trajera a la memoria travesuras propias de la juventud.

Al instante retorna con palabra seria y realiza una acotación.

“El hecho de que la carretera no sea muy ancha obedece a que en el momento de su construcción los camiones que circulaban por ella eran angostos y no eran vehículos de gran tonelaje.

“Te aclaro esto porque muchas personas dicen, mayormente choferes, esta vía es muy estrecha, los carros se dan cruce y casi se rozan, pero es que en la época en que fue construida, no se pensaba que pudieran llegar artefactos tan pesados y anchos como los que circulan hoy”

Todas las mañanas Ramón González Acosta, llega hasta el estanquillo de prensa de Gastón para adquirir el periódico del día. Después de obtener la publicación algunos amigos lo esperan para conversar un rato. Ramón cuenta disimiles historias de este poblado majibacoence, pues sus 96 años de edad le sirven como testigo de lo mucho que conoce de Gastón.

Eso sí, se hable de lo que se hable la carretera siempre ocupa aunque sea dos minutos de su charla.             

/mdn/           

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × 9 =