Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Cristino Naranjo: capitán del llano

Cristino Naranjo: capitán del llano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Cristino_naranjo_vLas Tunas-. Dispuesto a entregar la vida para cambiar el destino de su patria, Cristino Naranjo se ganó, a fuerza de coraje, un lugar entre los grandes hombres de la Historia de Cuba.

Sus primeros años fueron muy semejantes a los de otros miles de niños en la Cuba de entonces. Nació en Palmarito del Cauto, un atrasadísimo poblado de la oriental provincia de Holguín, y su infancia sin escuelas estuvo llena de miseria y de trabajo.

Tras el desembarco del Granma se convirtió en un activo colaborador del Movimiento 26 de Julio y junto a otros jóvenes enviaba dinero y explosivos para los combatientes del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra.

En 1957 logró unirse a la guerrilla dirigida por Fidel Castro y participó  en varios de los combates que se libraron aquel año en las montañas de Oriente.

Después de cumplir la misión de volar el puente de la carretera de Manzanillo, se incorporó a la tropa del Che Guevara, y bajo sus órdenes tomó  parte en los combates de El Hombrito y Pino del Agua, entre otros.

Fue uno de los catorce hombres escogidos por Camilo Cienfuegos para cumplir la misión de Fidel de organizar en un mando único los diferentes grupos que combatían en los llanos del Cauto.

Al iniciar la invasión a Occidente, en agosto de 1958, Camilo expresó: “He dejado al mando de los términos de Bayamo, Holguín y Tunas, al capitán Cristino, tipo de valor y honrado.”

A pocos meses de triunfar la revolución, fue nombrado jefe del batallón de seguridad del Estado Mayor del Ejército Rebelde.

Al producirse la traición de Hubert Matos en Camagüey, Cristino Naranjo figuró entre los oficiales que junto a Camilo aplastaron la conspiración contrarrevolucionaria y al producirse la desaparición del héroe de Yaguajay, participó incansablemente en su búsqueda.

El 12 de noviembre de 1959, cuando iba a entrar a Ciudad Libertad, Cristino Naranjo y su chofer, fueron vilmente asesinados por un traidor. Por su valor y entrega a la causa revolucionaria fue ascendido póstumamente al grado de comandante. Hoy el ejemplo de Cristino alienta en las nuevas generaciones.

/edc/

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 4 = uno