Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Noviembre de 2017
Home > Las Tunas > Accidentes con electricidad, un suceso evitable

Accidentes con electricidad, un suceso evitable

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Los accidentes de cualquier tipo siempre son lamentables porque ocurren de repente, cuando nadie los espera y casi siempre dejan tras de sí una estela de dolor que puede ser la muerte o, en el mejor de los casos, serios efectos colaterales.

La provincia de Las Tunas, a casi 700 kilómetros al este de La Habana, es una de las más críticas a nivel nacional en la ocurrencia de accidentes eléctricos en la población, lo que evidencia la necesidad de trabajar más en la prevención.

Este año el territorio le ha reportado a la Unión Eléctrica ocho sucesos, cifra que se incrementó con respecto a igual etapa anterior y lamentablemente en ellos han estado implicados algunos menores; incluso, se lamenta la pérdida de dos vidas humanas.

Aunque la proliferación de tendederas eléctricas en diferentes zonas se convierte en un riesgo elemental, la principal causa está en la imprudencia de las familias, que en ocasiones no presta atención a sus miembros.

Coincidentemente los municipios más afectados son aquellos en los que existen mayor cantidad de estas redes ilegales como Jobabo, Jesús Menéndez y Manatí.

Muchas personas hacen uso de estas líneas, lo cual es un delito, sin pensar en que no son las adecuadas  porque no cumplen las normas establecidas para este servicio vital.

Ello demuestra la poca percepción de riesgo en el hogar, donde a veces se dejan conductores desprotegidos o no se colocan los tomacorrientes y encendedores. Dentro de la vivienda además se usan para la instalación eléctrica cables que no son los adecuados como los de teléfono, entre otros peligros a los que se exponen las personas de cualquier edad.

Igualmente se han colocado cordeles de tender ropa cerca de cabillas con transmisión de corriente; o se funden placas próximas a las líneas energizadas, con maniobras inadecuadas y hasta sin realizar coordinaciones con la Empresa Eléctrica.

A ello se suman los descuidos de algunos criadores de palomas y niños y adolescentes que empinan papalotes, quienes lo hacen en ocasiones encima de los techos o cerca de las redes eléctricas, cuyas actitudes irresponsables han provocado a sus autores lesiones severas e incluso la muerte.

Estas y otras negligencias constituyen indisciplinas sociales que la población está llamada a enfrentar, para evitar que el dolor acabe con la alegría y la felicidad de una familia.

La electricidad es para ofrecer este servicio y mejorar la calidad de vida, no para que sea causa de accidentes ni para que alguien se someta a manipular, tocar e inventar. La prevención solo es posible con el concurso de la propia población.

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 + = doce