Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > Juramento de servicio a la humanidad

Juramento de servicio a la humanidad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

medicos-cubanos-ebolaLas Tunas.- En las repetidas veces de contemplar despedidas, en la oriental provincia de Las Tunas nunca dejan de impresionar las escenas de los colabores de la salud con el largo abrazo a los familiares o las manos extendidas hasta perderse de vista unos a otros, mientras parten a prestar su servicio.

Y luego, ahí los encuentras de vuelta, cuando es ya un adolescente el pequeñín, y cursa una carrera universitaria la hija que no pudo tener a mamá o papá a su lado para los repasos nocturnos de la secundaria básica o el preuniversitario.

Durante las vacaciones entre un año y otro ahí está la sentida frase de que “se extraña, se extraña mucho la tierra”, esa de la cual los ausenta la consagración de su vida al servicio de la humanidad cual lo recoge la Declaración de Ginebra, juramento de quien elige la Medicina como profesión.

A ese deber responde la presurosa partida de médicos cubanos al continente africano, a combatir el Ébola, sin esperar de cuántos países más podría llegar similar lección de humanismo.

Ninguna cifra monetaria podría pagar una sola de esas vidas puestas al servicio de otros, como lo supone el cálculo frío de unos pocos, aun en momentos de extremo peligro para los habitantes del planeta; mientras mayoritariamente se aplaude el altruismo de quienes tienen una formación ética y humanista.

En la mira internacional está el elogio para esos galenos presentes en los sitios más riesgosos, no ajenos a las emociones íntimas ni a los rigores que ya vivieron la monja y misionera católica Madre Teresa de Calcuta o la pionera de la enfermería moderna Florence Nightingale, tan solo por llevar consuelo a dolores del cuerpo y el espíritu.

Y más cercanos aún, la Heroína del Trabajo de la República de Cuba, Concepción Campa y otros científicos que en los años 80 del siglo pasado probaron con sus propios hijos la vacuna antimeningocócica, aquí, en la nación antillana.

Arriesgar su propia vida por la de muchos es la más humana de las inspiraciones del ejército cubano de batas blancas que hoy irrumpe en Sierra Leona, Liberia o Guinea Conakry en lucha abierta contra el Ébola.

/ymp/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Maira Castro Lora

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Oriunda de la provincia de Santiago de Cuba. Fue Jefa de Información y de Redacción. Es reportera de temas de la industria, la ciencia y la tecnología. Ahora se desarrolla como corresponsal de Radio Reloj en la provincia de Las Tunas y se mantiene colaborando para Tiempo21 y Radio Victoria. Es una profesional competente, que demuestra calidad en su labor diaria. @micelele

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


2 × ocho =