Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Gisela, un ejemplo de voluntad personal contra el cáncer

Gisela, un ejemplo de voluntad personal contra el cáncer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Gisela Moreno Figueredo. (Foto: Yenima Díaz)

Gisela Moreno Figueredo. (Foto: Yenima Díaz)

Las Tunas.- La Salud Pública de Cuba atesora incontables ejemplos de excelencia en el diagnóstico, el tratamiento y la recuperación de pacientes aquejados con diferentes enfermedades y también ocurre así con el cáncer, padecimiento que es la primera causa de muerte en el país.

Cada año esa enfermedad les arrebata la vida a más de 20 mil cubanos, con mayor incidencia en los pulmones, las mamas, la próstata, el colon y en el cuello uterino; pero, son muchas más las vidas salvadas por la detección temprana, la voluntad personal y los avances científicos técnicos.

Un logro de la medicina se manifiesta cada día en Gisela Moreno Figueredo, una mujer sencilla y humilde de la provincia de Las Tunas, quien siempre adorna su rostro con una sonrisa y también con una carcajada aunque, como ella dice, la vida le ha tendido trampas.

“Lo que me ha pasado ha sido difícil; pero, lo he superado con mucha valentía porque en los últimos tres años sucedieron muchas cosas”.

Ya no existen esos obstáculos y, llena de vida, se muestra dispuesta a contar su historia.

“Inicialmente debuté con un cáncer de ovarios que fue bastante diabólico porque fue de urgencia. Me vi muy mal, tuve que ir a terapia intensiva y después vino la quimioterapia, un servicio en el que las personas que me atendieron eran las que se necesitan para esto: médicos y enfermeras con mucho amor hacia el paciente, muy profesionales, que lo entregan todo por los enfermos, de modo que se forma una gran familia”.

Gisela no aparenta sus 54 años; al contrario, se le ve juvenil y alegre, orgullosa y feliz. Y no es para menos.

“Yo lo enfrenté con mucha fuerza y no pensé cosas malas. Soy una persona de fe y pensé que Dios era el que iba a decidir por mi vida. Y lo primero es que nunca me he sentido enferma, todo lo contrario. Me siento sana y enfrenté la enfermedad sin llorar, me puse muy positiva y eso que el primer citostático fue terrible, al extremo de que estuve 12 días con muchos vómitos, hipertensión y frecuencia cardíaca alta”.

Su familia y amistades más cercanas la consideran una guerrera porque en un corto período de tiempo fue varias veces al salón de operaciones.

“Hubo dos intervenciones cuando debuté con el cáncer, primero en el ovario derecho y después en el izquierdo. Gracias a Dios, todo dio negativo en el segundo. Eso fue 21 de septiembre de 2012 y cuando pensé que todo quedaba atrás, en el 2013 sentí una ciática en la pierna derecha. Me fui a La Habana, me hicieron una resonancia y apareció un tumor en la columna”.

Ese día Gisela no aguantó más y rompió a llorar mientras se preguntaba por qué se repetía la historia. Deprimida y sin respuestas a sus interrogantes supo que no era una metástasis, sino un problema independiente.

“Un tumor en columna es difícil pues esa parte es el eje de la vida. Finalmente lo enfrenté muy bien y el 30 de octubre de 2013 me operé en el hospital Julito Díaz, de la capital cubana. Me planificaron una intervención de ocho horas y que no volvería a caminar. Afortunadamente salí bien, moviendo mis piernas sin calambres ni dolor, y cuando llegué a la sala el médico me hizo varias preguntas y me dijo que fue un gran éxito”.

Guerrera y vencedora es esta residente en el reparto Aguilera, de esta ciudad, mujer valiente que superó, en un corto período de tiempo un cáncer de ovarios y luego, otro cáncer de columna.

“Estoy perfecta. Camino y hago de todo en mi casa, limpio, friego, lavo… De tan guerrera que soy, soy un poco sobresaliente. No me siento a esperar a que me hagan las cosas. Yo sigo mandando en mi casa, soy la señora de la casa y soy la voz cantante de mi familia”.

Precisamente sus seres queridos fueron un fuerte puntal para superar una enfermedad en la que se requiere apoyo, comprensión y mucho cariño.

“El mayor apoyo fue el de mi esposo, que ya casi vamos a cumplir 19 años juntos. También mi único hijo, de 25 años, que ya terminó la universidad y pude compartir su alegría. Reconozco la ayuda de mis compañeros de trabajo, vecinos y de mi familia, especialmente de mi hermana Mercedes que es mi gran apoyo. Todos. Por eso es que también estoy mucho mejor. Les doy las gracias”.

Su voz, firme y fuerte, es muestra de su voluntad por seguir viviendo y guiando sus jornadas y así aconseja a otras personas que también padecen la enfermedad.

“Les digo que deben tener mucha fuerza de voluntad y mucha fe. ¿Por qué vamos a pensar que moriremos? Hay muchas cosas nuevas ahora. Desde que yo me di la quimioterapia han cambiado muchas cosas y hay una lucha constante en todo el mundo para encontrar una cura a este mal que no solamente lo tengo yo. También hay ancianos, jóvenes, niños… Yo les digo que sean fuertes y que no tengan miedo. Si yo estoy aquí otros también pueden. Hace poco sentí malestar en las mamas y por suerte no era nada; pero, estaba dispuesta a que las cortaran las dos, me daba la quimioterapia y seguía para adelante, como la guerrera que soy”.

Gisela Moreno Figueredo es un ejemplo de voluntad personal y también de la alta calidad y eficiencia de los servicios de salud de Cuba en la lucha contra el cáncer, padecimiento que, según la Organización Mundial de la Salud afectará a 20 millones de personas en el año 2030.

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ siete = 9