Las Tunas, Cuba. Sábado 18 de Noviembre de 2017
Home > Las Tunas > Ni pesimismo ni angustias entre los familiares de tuneros que combaten el Ébola

Ni pesimismo ni angustias entre los familiares de tuneros que combaten el Ébola

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Padres y esposa del enfermero puertopadrense Norberto Pena Peña.

Padres y esposa del enfermero puertopadrense Norberto Pena Peña.

Las Tunas.- Hermosas enseñanzas e inolvidables anécdotas expusieron como testimonio varios familiares de los cooperantes de la oriental provincia de Las Tunas que están en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry, países de África Occidental aquejados por una grave epidemia de ébola.

En un reciente encuentro, organizado por las autoridades de salud en el territorio, lloraron hombres y mujeres, no de pesimismo ni angustias; al contrario, emocionados por el orgullo que sienten por sus seres queridos y por la noble tarea que cumplen allá, tan lejos de Cuba, donde se les necesita.

Viajaron para luchar contra la epidemia de ébola que ha provocado más de cinco mil muertes y dejaron aquí a una esposa embarazada, casi a punto de traer un niño al mundo, dos padres ya ancianos, un hermano, una suegra y otros familiares que hoy son la retaguardia de una veintena de médicos y enfermeros, valientes hombres que fueron a salvar vidas, aun poniendo en riesgo las suyas.

Entre esos profesionales tuneros de la salud sobresale Ronald Hernández Torres, quien desde Liberia ha estado informando al pueblo cubano de cuanto acontece con ellos, mediante la red social de Facebook.

En territorio tunero, a casi 700 kilómetros de La Habana, su esposa, Enelis Reyes Reyes, muestra un gran orgullo por la decisión de Ronald.

Doctora Enelis Reyes Reyes.

Doctora Enelis Reyes Reyes.

“Me siento orgullosa y honrada por tener de compañero a alguien tan valiente, con altruismo, que se presentó él mismo a esta noble tarea de salvar vidas. Tiene otras misiones y sabe de los riesgos no solamente sociales, sino biológicos. Pero, él es así, de los que dan el paso al frente”.

Profesional de la Medicina también, Enelys encuentra argumentos para transmitir confianza en los demás familiares de Ronald Hernández Torres, funcionario de Atención primaria en la dirección provincial de Salud.

“Me mantengo siempre en contacto con su familia que, por no conocer de salud, no entendían su decisión. Ya lo acataron. Ahora les digo que él es un héroe de nuestro ejército de batas blancas, que nos está representando dignamente, que debemos confiar en él, que es inteligente, que tiene una percepción grande del riesgo, que regresará y que va a contribuir a que todos sus compañeros regresen bien”.

José Ernesto Rondón Pupo estudiante de Medicina.

José Ernesto Rondón Pupo estudiante de Medicina.

José Ernesto Rondón Pupo estudia Primer año de la carrera de Medicina y siente gran admiración por su papá, José Luis Rondón Barbán, del municipio de Majibacoa, que viajó a Sierra Leona para ayudar a poner un cerco a la epidemia de ébola, sin más interés que el de multiplicar salud y bienestar a quien lo necesite.

“Yo siento un orgullo inmenso por mi papá, porque dio el paso al frente para cumplir esta misión tan importante. Y no es solamente que fue a curar enfermos sino que fue a representar a Cuba, al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y al General de Ejército Raúl Castro Ruz”.

Futuro médico, desde ya comparte el altruismo de su padre.

“Yo pienso un día estar donde me necesiten, donde yo haga falta.  Al igual que mi papá, daré mis modestos esfuerzos, siempre con un paso al frente. Él ha sido un paradigma en mi vida, y se mantiene presente, no físicamente pero sí en mi corazón”.

También en Sierra Leona está el enfermero de Puerto Padre Norberto Pena Peña, del hospital Guillermo Domínguez. Su mamá Hilda Peña Reyes se crece en sus sentimientos y confía en que el futuro les regalará otra vez la tranquilidad familiar.

“Yo estoy muy orgullosa de él, a pesar de que tengo mucho sentimiento. Lo extraño mucho y estoy preocupada; pero, me siento orgullosa porque ya él, con esta, ha cumplido tres misiones y yo pienso que regresarán bien, todos. Y eso es lo que deseamos”.

En su familia, Norberto encontró mucha confianza.

“Cuando me lo dijo, me dio un dolor muy grande; pero, así él lo decidió y nosotros lo ayudamos mucho, pidiéndole que se cuidara, y al ver que él también se iba con su sentimiento lo apoyamos. Le dije: Hijo, ya tú fuiste a dos misiones peligrosas, ve a esta, les han puesto recursos para que no pase nada, cuídate, que nosotros nos cuidamos aquí”.

Como Ronald, José Luis y Norberto, otros tuneros viajaron a Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry para luchar contra el ébola en el corazón de África Occidental, territorio que ve apagarse la vida de miles de sus habitantes por falta de atención médica y de recursos.

Cuba, solidaria y altruista, desde hace más de 50 años, fue una de las primeras naciones en dar su ayuda desinteresada y al primer llamado, muchos hijos de la provincia de Las Tunas dijeron presente.

Allá desafian riesgos y peligros, se hermanan aún más y volverán a la Patria que los espera con los brazos abiertos y agradecida por su extraordinaria acción.

/mdn/

Lea más:

Sostienen encuentro familiares de profesionales de Las Tunas que combaten el Ébola

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × 7 =