Historia

La carga que marcó la Historia de Cuba

carga al macheteLas Tunas-. Los soldados españoles sintieron escalofríos cuando escucharon por primera vez en los campos de Cuba, el 4 de noviembre de 1868,  aquel ¡Al Machete!,  gritado a todo pulmón por Máximo Gómez.

Cuatro días después del levantamiento de Bayamo, dos compañías al mando del coronel Demetrio Quirós Weyler  se acantonan en Baire.

Carlos Manuel de Céspedes,  al conocer la noticia,  le ordena al general Donato Mármol  fortificarse en la región de Jiguaní e impedir el avance de la columna enemiga.

Es entonces que Donato decide dejar la desconfianza a un lado y pone a Máximo Gómez, dominicano que había renunciado a sus grados en el Ejército Español para unirse a los insurrectos,  al frente de la vanguardia.

Desde la madrugada del 4 de noviembre, Gómez había preparado la emboscada cerca del poblado de Baire,  en el lugar conocido como Tienda del Pino.

Cerca del mediodía, los españoles marchaban despreocupados bajo el inclemente sol rumbo a Bayamo. Cuando la delantera española se encontraba dentro del área de las emboscadas, el dominicano dio la orden de cargar al machete, y después de algunos disparos  los mambises cayeron, a la orden de  “¡Al Machete! sobre las dos compañías de Quirós.

Sin lograr reponerse de la sorpresa, más de la tercera parte de los soldados ibéricos quedaron sin vida, en la que pasó a la historia como la primera carga al machete dada en los campos de Cuba.

Esta hazaña le valió a Gómez los grados de General del Ejército Libertador y su fama de corajudo, gran estratega militar y experto en la guerra de guerrillas se extendió por toda la Isla.

Desde entonces el machete, se convirtió  de herramienta de trabajo en el arma más preciada por los combatientes del Ejército Libertador, con la cual  infundían temor en las filas del enemigo.

/edc/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Feliz Varela: pensar como nación

Tania Ramirez

Combate de Arroyo el Muerto, antesala de la victoria

Tania Ramirez

Realengo 18, la fuerza de la razón

Tania Ramirez

Enviar Comentario


9 × tres =