Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Manolito Aguiar, su huella en la historia

Manolito Aguiar, su huella en la historia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Aquella soleada tarde del primero de noviembre de 1958, Manolito Aguiar se tomaba un refresco mientras esperaba  a un compañero en el bar Encanto del capitalino municipio de Marianao.

El joven no sabía que ese día la muerte lo asechaba, por eso lo sorprendió completamente solo.  Era, sin embargo, un probado combatiente que había acumulado méritos y experiencia para ser ya uno de los más destacados dirigentes del Movimiento 26 de Julio en La Habana.

Gracias a los esfuerzos económicos de sus humildes padres logró ingresar en el Instituto privado de Segunda Enseñanza de Marianao, donde muy pronto se destaca entre los jóvenes que logran convertir la institución en un hervidero de ideas revolucionarias.

Su prestigio de estudiante serio y disciplinado,  sus magníficas relaciones con todos los compañeros y su vertical posición contra la dictadura, le valieron ser elegido en 1957, Presidente de la Asociación de Estudiantes. Ese mismo año, organizó una manifestación en repudio del asesinato del estudiante Conrado Duany. Como era de esperar, inmediatamente fue expulsado del Instituto y arrestado por la policía.

Pero lejos de intimidarse, Manolito Aguiar incrementa su participación en las actividades conspirativas y fue designado jefe de una zona beligerante de la lucha clandestina con el grado  de capitán de milicias.

A finales de 1958, los sicarios de Fulgencio Batista nerviosos por el avance del Ejército rebelde en Oriente y el incremento de las acciones revolucionarias en todo el país incrementan la represión.

Aquella soleada tarde del 1ro de noviembre, tres traidores reconocen a Manolito frente al bar de la calle 100 y 51. Ellos se bajan rápidamente del carro, mientras él solo tiene tiempo de desenfundar su pistola antes de recibir un disparo en el cuello. Después, en el suelo es rematado.

Manolito Aguiar solo tenía 18 años de edad cuando derramó su sangre para que otros que como él, hoy puedan estudiar, bailar, trabajar y ser solidarios con otros pueblos.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno + 8 =