Las Tunas, Cuba. Lunes 25 de Septiembre de 2017
Home > Cultura > Festival de ballet en Cuba presenta maravillosa conjunción de artes

Festival de ballet en Cuba presenta maravillosa conjunción de artes

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Ballet Shakespeare y sus Máscaras.

Ballet Shakespeare y sus Máscaras, interpretado por los primeros bailarines Anette Delgado y Dani Hernández, durante la inauguración del 24 Festival Internacional de Ballet de La Habana, en el teatro Karl Marx. (Foto: Marcelino Vázquez Hernández/AIN.)

Las Tunas, (Redacción Tiempo21).- La puesta del clásico La bella durmiente en el vigésimo cuarto Festival Internacional de Ballet de La Habana invita a los admiradores del arte a detenerse en el nexo entre música y danza, según refiere hoy una información de Prensa Latina.

Refiere la agencia que un matrimonio artístico perfecto emergió de la colaboración entre el coreógrafo francés Marius Petipa y el músico ruso Piotr Ilich Chaikovski durante la creación inspirada en el célebre cuento de Charles Perrault.

La gran producción estrenada el tres de enero de 1890 en el Teatro Marinski, de San Petersburgo, en Rusia, se convirtió en el primer gran éxito de Chaikovski con una partitura de ballet, pues la puesta inicial de El lago de los cisnes había dejado un sabor amargo al compositor por una avalancha de críticas negativas.

En La bella durmiente, cada melodía ilustra un momento de vida de un personaje, desde el esplendor juvenil de la princesa, los deseos y dones transmitidos por las hadas, hasta la maldición de Carabosse, el sueño, el triunfo del amor y la personalidad de los numerosos asistentes a la boda.

Muchos protagonistas de los cuentos de la época Caperucita Roja y el lobo, el Pájaro Azul, el Gato con botas y Cenicienta, acuden a un matrimonio donde la recién casada narra mediante la danza la historia de su vida.

La bella durmiente forma parte del repertorio de todas las grandes compañías del mundo y para Cuba tiene una importancia singular porque en el Gran Vals de la obra debutó su bailarina más universal, Alicia Alonso, cuando era niña.

De acuerdo con historiadores, de los tres ballets compuestos por Chaikovski, La bella durmiente es el que más perfectamente realiza el ideal y define el estilo, la estructura formal y los caracteres del clásico.

El esplendor de la danza académica apoya en una sutil estructura dramática es notable en esta obra del Romanticismo tardío, así como la concepción de la música en función de la narración y los propósitos coreográficos.

Refiere la información que en términos de producción este espectáculo es una pieza costosísima, pues el libretista situó la acción del primer acto durante el reinado de Luis XIV de Francia, luego del sueño de 100 años de la princesa Aurora los estilos de decoración cambiaron del Barroco al Rococó.

Según el estelar diseñador Alexandre Benois, sin La bella durmiente la historia del ballet, en Rusia y en el mundo entero, habría seguido otro curso.

El programa de esta cita cultural prevé como protagonistas a la primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba Viengsay Valdés, los bailarines principales Víctor Estévez, Grettel Morejón, Estheysi Menéndez, Serafín Castro y Leandro Pérez, entre otros artistas.

Mientras la función de mañana 30 de octubre será interpretada por las primeras figuras Yanela Piñera, Arián Molina, y la primera solista Dayesi Torriente.

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete − = 4