Las Tunas, Cuba. Sábado 25 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Nos estamos desviando, hay una tormenta

Nos estamos desviando, hay una tormenta

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Eusebio González, de 82 años de edad, combatiente del Ejército Rebelde, narra sus vivencias de aquel 28 de octubre de 1959, día en que ocurrió la desaparición física del Comandante Camilo Cienfuegos, El Señor de la Vanguardia. (AIN FOTO/Yaciel PEÑA DE LA PEÑA)

Eusebio González, de 82 años de edad, combatiente del Ejército Rebelde, narra sus vivencias de aquel 28 de octubre de 1959, día en que ocurrió la desaparición física del Comandante Camilo Cienfuegos, El Señor de la Vanguardia. (AIN FOTO/Yaciel PEÑA DE LA PEÑA)

Cada mañana, antes de emprender sus labores rutinarias en los quehaceres de la casa, Eusebio González abre su agenda para cerciorarse si ese día tiene planificado algún conversatorio sobre sus vínculos con una leyenda de la Revolución Cubana, el Comandante Camilo Cienfuegos.

Este hombre, de 82 años de edad, fue combatiente del Ejército Rebelde en los Llanos del Cauto, pero lo que más lo distingue entre los tuneros son sus narraciones sobre aquel 28 de octubre de 1959.

“Al triunfar la Revolución  –recuerda-fui a trabajar en el Estado Mayor del Ejército Rebelde, en el campamento militar de Columbia y en octubre me dan una misión que debía cumplir en Camagüey. Ahí coincido con Camilo, quien había ido a arrestar al traidor Hubert Matos.

“El 28 del propio mes me dijeron que Camilo quería verme y me presenté ante él, en el Regimiento Ignacio Agramonte. Me saludó y entregó las llaves de dos autos, para que regresara a La Habana con el fin de llevar a la prisión de Torrens a uno que había cometido fechorías en el Ejército Rebelde.

“Cuando nos despedimos me dijo: ‘te espero mañana temprano en el Estado Mayor’. El quedó en Camagüey, y una hora y media más tarde, yo con otros combatientes que integrábamos un grupo de apoyo, salimos para la capital.

“Pero cuando íbamos por el entonces territorio de Las Villas uno de los vehículos hizo un corto circuito, paramos y mediante la microonda me comuniqué con el Regimiento de Camagüey para -a través de la torre de control- decirle a Camilo que no podía llegar a la hora acordada por los desperfectos del carro.

“Unos minutos después el piloto del avión Cessna, Luciano Fariñas, me preguntó que sí ya habíamos resuelto el problema;  le contesté que sí y enseguida añadió: ‘nos estamos desviando’.

“Me quedé con aquella preocupación e hice contacto de nuevo con el avión. Entonces fue Camilo quien me dijo: ‘nos estamos desviando porque hay una tormenta’. En ese momento se cortó la comunicación.

“Al otro día numerosos combatientes me estaban esperando en el Estado Mayor, con la esperanza de que Camilo anduviera con nosotros, pero tras conocer la triste realidad, comenzó la movilización para encontrar al héroe, al piloto Fariñas y al soldado Félix Rodríguez, que también formaba parte de la tripulación del Cessna.

“Un grupo de nosotros- encabezado por el entonces capitán Cristino Naranjo- fuimos a Batabanó a buscar un barco, recorrimos parte del litoral norte y nada: Al día siguiente, el 30, montamos en un avión de carga, con prismáticos, pero tampoco nada…

“Estando en el aire nos trasmitieron que había aparecido Camilo y  regresamos al aeropuerto. Pero la información era falsa…

En 1961, Eusebio cumple una misión en la Sierra Maestra y luego regresa a su territorio de origen, donde fue presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en el municipio de Las Tunas.

Ahora recuerda las veces en que vio al Héroe de Yaguajay y lo acompañan imágenes del hombre alegre, preocupado por su tropa y con la apariencia de un militar de academia.

Cada 28 de octubre es un día especial para Eusebio al recordar que fue uno de los últimos que habló con él.

Desde muy temprano acude a un río a depositar una flor y a su mente llegan epítetos como “Señor de la Vanguardia”, “Legendario Guerrillero\” y sobre todo la frase: “Camilo es la imagen del pueblo”. (Agencia Cubana de Noticias)

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Roger Aguilera

Periodista. Graduado de Español y Literatura del Instituto Superior Pedagógico. Fue reportero del periódico Sierra Maestra, en la antigua provincia de Oriente. Fue reportero y jefe de Información en el diario 26. Es una de las cátedras del Periodismo en Las Tunas por su alta profesionalidad en el sector. Es el Corresponsal-Jefe de la Agencia Cubana de Noticias en Las Tunas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 + = quince