Las Tunas, Cuba. Viernes 22 de Septiembre de 2017
Home > Salud > La vida en una sana sonrisa

La vida en una sana sonrisa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Las fisuras en el labio y el paladar se pueden detectar mediante los ultrasonidos, como parte de la atención a las gestantes en las consultas de Génetica establecidas en el período de gestación.

Las fisuras en el labio y el paladar se pueden detectar mediante los ultrasonidos, como parte de la atención a las gestantes en las consultas de Génetica establecidas en el período de gestación.

Las Tunas.- Una deformación facial no limita la vida de quienes nacen con ella. Las fisuras en el labio y el paladar constituyen hoy la más frecuente malformación congénita craneofacial en la oriental provincia de Las Tunas, y a nivel mundial se ubica como la tercera más frecuente.

En el Hospital Pediátrico Mártires de Las Tunas, un equipo multidisciplinario atiende en la edad pediátrica a quienes nacen con este defecto genético. El Doctor Salvador Santos Medina especialista en primer grado en Cirugía  Maxilofacial, es uno de los integrantes de ese proyecto que realizó un estudio que abarcó un diagnóstico sobre los casos que llegaban a la consulta para analizar y caracterizar la distribución de estas alteraciones en los infantes tuneros.

La investigación constituye  un paso inicial pues por muchos años la actividad maxilofacial pediátrica en Las Tunas estaba deprimida, se realizaba pero en otros centros asistenciales de las provincias de Camagüey y Holguín, y hoy ya se atienden en el territorio.

 

Doctor Salvador Santos Medina, especialista en primer grado en Cirugía Maxilofacial. (Tiempo21 Foto/Angeluis)

Doctor Salvador Santos Medina, especialista en primer grado en Cirugía Maxilofacial. (Tiempo21 Foto/Angeluis)

“El Programa de Atención Integral al Niño y el Genético en el país han disminuido la incidencia de nuevos casos, y en Las Tunas se intensifica la labor en el diagnóstico y el seguimiento de los infantes que padecen esta malformación.

“El tratamiento quirúrgico está establecido en el mundo, y en Cuba  desde la década del 70 del pasado siglo, además tiene organizado un programa para la atención al niño con fisuras en consultas establecidas en todos los centros asistenciales de la edad pediátrica.

“Las causas de esta malformación son múltiples y en el territorio sobresale la presencia de las fisuras palatinas en niños, de madres menores de 20 años, período en que falta aún preparación orgánica.

“Todo ello combinado con otros factores  como el hábito de fumar, y el consumo de medicamento y alcohol, factores que pueden ser modificables si se fomenta la promoción, la prevención, el conocimiento y la preparación para un embarazo planificado, lo cual lograría disminuir el 70 por ciento de los casos”.

Hoy esta investigación en coautoría con la Doctora en Ortodoncia Martha Santiago Fernández y la estudianteTahily Berrey Almira,  se integra en la docencia, para fomentar en las nuevas generaciones  la importancia que tiene  el estudio de este padecimiento, principalmente en especialistas que optan por la cirugía maxilofacial.

Un gen ausente o defectuoso puede provocar una anomalía congénita

En la actualidad aún cuando las fisuras en el labio y el paladar se pueden detectar mediante una ecografía prenatal, muchos padres asumen que todas las anomalías congénitas son graves e incluso mortales, pero lo cierto es la mayoría de ellas son tratables.

“Aunque no existen otros estudios recientes, hoy se labora en proyecto de investigación más amplio para abundar en el comportamiento, características, prevalencia, incidencia y tratamiento a largo plazo sobre esta alteración que tiene un 30 por ciento de componente genético, pero no es el único factor predisponente.

“En Las Tunas su aparición es multifactorial poligénica autosómica recesiva, un efecto combinado por factores genéticos y medioambientales que van modificándose poco a poco. De hecho el 70 por ciento puede ir modificando los genes menores por su efecto acumulativo y llegar a la expresividad de esta malformación”.

“ Cada persona tiene unos 25 mil genes en cada célula, que determinan desde la longitud de los dedos de los pies hasta el color de los ojos 

Logopedas, Pediatras, Psicólogos y Especialistas en Estomatología (ortodoncistas), trabajan de conjunto para devolver una risa amplia en el rostro de quienes nacieron con una malformación facial.

El paladar primario se forma entre la cuarta y la sexta semana de gestación del feto y entre la sexta y 12 semanas todas las demás estructuras, el paladar secundario, pero de forma general todo ocurre sincrónicamente y simultáneamente.

Se ha confirmado que hay desconocimiento de la población sobre este tipo de malformación, que en muchos casos asocian con síndromes incompatibles con la vida, muy por el contrario si un paciente se le detecta prematuramente por ultrasonido, al nacer este infante tiene la garantía de su seguimiento clínico en el que se establecen diferentes procedimientos para que este niño o niña se incorpore normalmente a la sociedad.

Lea más:
Malformaciones congénitas craneofaciales más frecuentes

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − 6 =